En un esfuerzo por restaurar y reconstruir la confianza de los inversionistas en los mercados financieros globales tras el escándalo Libor, una encuesta global de los miembros del CFA Institute, sugiere que utilizar tasas establecidas en las transacciones interbancarias reales es la metodología más apropiada para establecer la tasa Libor, que en la actualidad se basa sólo en tasas estimadas.

Además, la administración debe permanecer con la industria, pero debe estar sujeta a una supervisión regulatoria formal. Por último, los reguladores también deben poder contar con los poderes para perseguir las sanciones penales sobre la manipulación de la tasa, de acuerdo con el 82% de los encuestados.

La encuesta la respondieron 1.259 miembros CFA en las regiones de América, Asia Pacífico, Europa, Medio Oriente y África.

Entre los principales hallazgos:

El 56% de los encuestados considera que la metodología más apropiada para fijar la tasa Libor sería una tasa promedio real basada sólo en transacciones interbancarias; el 32% considera que una metodología híbrida usando tasas reales y estimadas sería apropiado.

El 70% de los encuestados coincidieron que el proceso para la oferta de la tasa Libor debe convertirse en una actividad regulada.

Mientras que un 55% de los encuestados piensa que la tasa debe de ser administrada y supervisada por organismos de la industria, pero sujeta a la supervisión reguladora. Una impresionante gran mayoría del 82% estuvo a favor de que el regulador tenga poderes para proceder con sanciones penales a los que manipulen la tasa.

La encuesta sugiere que hay distintas alternativas. Las opciones más populares fueron otras tasas de interés basadas en el mercado (seleccionada por el 43% de los encuestados) y la tasa de operaciones de recompra, repo, (seleccionada por el 32% de los encuestados).

El 34% de los encuestados, un número representativo, piensa que los inversionistas institucionales han sido los más afectados de manera negativa financieramente por la manipulación de la tasa Libor.

“Dado que la tasa apoya el precio que se le da a una amplia gama de instrumentos y productos financieros, cualquier debilidad en el cálculo u omisión compromete la integridad en el sistema financiero. Por lo tanto, reformar la tasa es un paso crucial para restaurar la confianza de los inversionistas y del público del frágil estado en el que se encuentra”, señaló Rhodri Preece, director de Políticas de Mercado de Capitales del CFA Institute.

“Los profesionales de la inversión han dejado claro que el proceso puede ser mejorado usando tasas de transacción actuales y tener una mejor supervisión. De la mano con un sólido compromiso ético en su comportamiento entre los individuos y las firmas, estos pasos pueden ayudar a reconstruir la confianza”.