Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, solicitó este sábado al Banco Central bajar en al menos 2 puntos porcentuales el nivel de reservas que los bancos deben mantener obligatoriamente en la entidad para liberar financiamiento a un amplio plan de viviendas.

Chávez, que recibió de la Asamblea Nacional poderes especiales para gobernar por decreto, dictó una ley para acelerar un plan de viviendas tras un fuerte temporal a finales del 2010 que dejó cientos de miles de damnificados, unos 40 muertos y pérdidas millonarias.

"Yo le estoy solicitando al Banco Central (...) bajar el encaje dos puntos para que esos recursos se liberen y vengan (...) apenas dos puntos el encaje legal y si fueran tres, podemos llegar a tres", dijo el gobernante en un acto en cadena de radio y televisión.

El encaje legal es el porcentaje de los depósitos totales que un banco debe mantener como reserva obligatoria en el Banco Central de Venezuela (BCV) y es legal porque la ley autoriza al emisor a fijar discrecionalmente dicho encaje.

Mediante ese instrumento, la autoridad monetaria influye sobre los fondos disponibles para el crédito por parte de los bancos.

En octubre del 2010, la entidad rebajó el encaje a un 17% desde el 20%. Pero dos semanas antes en esa fecha lo redujo también en tres puntos en busca de liquidez en el país en medio de una recesión económica. Se espera que el banco central tome una decisión la próxima semana.

Chávez pidió a la banca privada financiar los proyectos para construir casas, pero agregó que será el gobierno el que asigne a las instituciones financieras los planes a seguir.

"La banca va a aportar la cartera obligatoria y un poco más", agregó Chávez durante el lanzamiento de una gran misión vivienda.

El gobierno estima para el proyecto se necesiten 30.000 millones de bolívares (US$6.976 millones) que prevé serán financiados por el Estado y la banca.

El presidente del Banco Central, Nelson Merentes, explicó en el evento, que si se reduce en dos puntos, la banca podrá disponer de 6.600 millones de bolívares (US$1.534 millones) y si se baja en tres puntos 10.000 millones de bolívares (US$2.325 millones).

"Como el sistema (financiero) está sólido, podemos sacar esa masa monetaria, que es una liquidez, entregarla direccionada a la parte de viviendas", dijo Merentes.

El tema habitacional es sensible en Venezuela, donde se estima que existe un déficit de dos millones de viviendas que crece a un ritmo de 200.000 unidades por año.

Chávez ha amenazado a la banca en múltiples ocasiones, especialmente cuando considera que ha bajado su nivel de créditos para áreas sensibles, como agricultura o vivienda.