Santiago. La diputada chilena Camila Vallejo se unió a las voces críticas con el acuerdo entre parte del oficialismo y la derecha para una reforma tributaria, señalando que el Partido Comunista no fue consultado.

"A nosotros no nos interesa aparecer en las fotos, menos nos interesa aparecer con la derecha, lo que nos interesa es ser parte de la discusión política en materia de la reforma que hemos impulsado y por la cual la ciudadanía votó por nosotros", dijo la diputada y ex líder del movimiento estudiantil.

El gobierno chileno llegó la anoche de este jueves a un acuerdo con la oposición conservadora que modificó en parte el proyecto de reforma propuesto inicialmente por el gobierno de centroizquierda, que contemplaba una alza en las utilidades de las empresas del 20% al 25% y la eliminación de exenciones tributarias a las utilidades reinvertidas.

Con los cambios propuestos se establece un impuesto a las empresas de un 27%, y asegura que las pequeñas y medianas empresas con ventas anuales menores o hasta unos US$4 millones anuales se considerarán para los beneficios planteados en la reforma.

Para la legisladora "esto no se trata de una cuestión de forma o de quien aparece en la foto, se trata de cómo hacemos que todos los actores puedan participar y no se gesten acuerdos entre cuatro paredes y también nos preocupa que las señales del mundo empresarial sean tan positivas con el acuerdo".

Los cambios generaron críticas desde sectores del oficialismo que acusan que se desvirtuó el sentido estructural de la reforma, al excluir del pago de impuestos las utilidades reinvertidas.

"Si uno se va más al fondo del asunto, en términos económicos no estamos aún en condiciones de hacer una evaluación definitiva sobre el contenido y sobre las proyecciones sobre el acuerdo transversal, porque el documento conocido no contiene la información que permita comprobar que los aprobado permitirá recuadrar en régimen lo que se postuló en un inicio, que son US$8.200 millones", comentó Vallejo.

Desde el Partido Socialista también se generaron voces disonantes hacia el acuerdo suscrito por miembros de ese partido, la centrista Democracia Cristiana, a la socialdemocracia y la oposición conservadora.

"A los diputados se les debe dar una explicación, al Partido Comunista también se le debe dar una explicación, al MAS (movimiento Amplio Social) también se le debe dar una explicación y creo que es importante, para evitar esto en el futuro, que haya mucho más diálogo", dijo el senador socialista Fulvio Rossi.

La reforma tributaria es la base de financiamiento de la ambiciosa reforma educacional propuesta por la presidenta Michelle Bachelet, una de sus principales promesas para acceder a La Moneda y una respuesta a la masiva movilización estudiantil de 2011 y 2012.