El gobierno chileno acumuló un déficit fiscal equivalente al 0,3% del producto interno bruto (PIB) entre enero y septiembre de este año, por mayores gastos en medio de la desaceleración de la economía, informó el director de Presupuestos, Sergio Granados.

Precisó que el Gobierno registró un saldo negativo en su balance de 404.046 millones de pesos (unos 671,6 millones de dólares), en los primeros nueve meses de este año.

En el tercer trimestre el déficit fiscal fue de un 0,4% del PIB, luego de haber acumulado en el primer semestre un balance positivo de 0,1%.

Esta cifra es "consistente con la proyección deficitaria para el año", dijo Granados en una rueda de prensa.

Explicó que el salgo negativo a septiembre se explica, en parte, por una disminución del 0,1 en los ingresos totales del Gobierno. El total de ingresos representó un 15,1% del PIB estimado.

En los ingresos tributarios se registró una caída del 11,6% en aquellos provenientes de los pagos que realizan las grandes mineras del cobre, del que Chile es el mayor productor mundial.

En contraste, los gastos del Gobierno crecieron un 4,9% y que se enmarcan dentro del plan que impulsa la presidenta Michelle Bachelet para impulsar la economía.

El Gobierno está desplegando una política fiscal expansiva para intentar estimular el crecimiento de la economía que enfrenta una fase de desaceleración y se espera que repunte hacía la última parte del 2014.

"Se espera que en los últimos meses del año se observe una expansión aún más significativa del gasto, consistente con el mejor ritmo de ejecución presupuestaria que se ha observado durante este ejercicio", dijo Granados.

El Gobierno se ha comprometido ejecutar la totalidad del presupuesto público durante este año.