Santiago. El gobierno de Chile enviará en los próximos días al Congreso un proyecto de ley con medidas que buscan proteger el empleo local del impacto de la crisis internacional, dijo este viernes el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

El funcionario aseguró que el proyecto es una de las iniciativas del Ejecutivo para enfrentar las turbulencias externas, pero que "no es seguro" que se implemente por el momento sino que apunta a "estar preparados".

"Este proyecto de ley (...) es una institucionalidad para tiempos complicados, para proteger el empleo", dijo Larraín a periodistas.

"Hemos aprendido de lo que ha pasado en crisis anteriores, y por eso es que queremos una institucionalidad laboral para proteger el empleo, para que la gente pueda trabajar menos jornada y recibir tres cuartos de su remuneración", explicó el ministro.

El proyecto, que incorpora planteamientos de sindicatos y gremios empresariales, busca que en tiempos de crisis los operarios puedan trabajar media jornada, recibiendo un 50% del salario de parte del empleador y otro 25% de los fondos del seguro de cesantía.

"Esto es parte de nuestro plan de contingencia (para enfrentar la crisis)", agregó el ministro durante una visita a instalaciones de una empresa de alimentos junto a la titular de Trabajo, Evelyn Matthei.

Desde hace meses Chile, el mayor productor y exportador mundial de cobre, prepara un plan de contingencia en caso de que la crisis en la zona euro y China sufra una desaceleración más rápida a la esperada.

El plan apunta a mantener la capacidad de crecimiento del país, ayudar a conservar el empleo y garantizar la liquidez en el mercado.