El superávit comercial de Chile alcanzó a US$748 millones en febrero, inferior al mismo mes del año pasado, debido a un menor valor de sus exportaciones lideradas por el cobre y en medio de una persistente baja en las importaciones ante una débil demanda interna.

Las exportaciones alcanzaron a US$5.237 millones en el segundo mes del año, una disminución interanual del 16,6%, dijo este lunes el Banco Central.

En la mayor baja de los envíos chilenos incidió el retroceso que marcaron las exportaciones de cobre, del que el país es el mayor productor mundial.

Los envíos del metal, principal exportación chilena, bajaron un 33% a US$2.480 millones en febrero, en medio del retroceso que ha experimentado el precio internacional.

Las importaciones, en tanto, llegaron a 4.490 millones de dólares, una caída interanual del 15,3% en el segundo mes de este año, una variación en línea con el retroceso del consumo y las inversiones en los últimos meses.

Para impulsar la demanda interna, el Banco Central completó un fuerte recorte de la tasa de interés referencial hasta octubre del año pasado, mientras el Gobierno impulsa un fuerte gasto fiscal de casi un 10% este año.

Con todo, el saldo favorable en la balanza de Chile -una de las naciones con más tratados y pactos comerciales en la región- llegó a US$2.123 millones en los primeros dos meses de este año.

Entre enero y febrero, las exportaciones sumaron US$11.533 millones, una baja interanual del 2,3%, mientras que las importaciones llegaron a US$9.410 millones, un 17,3% menos que el mismo lapso del año pasado.

Para este año, el Banco Central ha estimado un superávit comercial de US$9.020 millones, con envíos por US$75.600 millones e importaciones por US$66.580 millones.