Chile aspira a ser un "país puerto" que conecte América del Sur con la región del Asia Pacífico, declaró este martes el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz.

"En cuarenta años, el valor de las exportaciones chilenas ha aumentado 58 veces", destacó Muñoz durante el encuentro de negocios "Innovación Exportadora para Proveedores de la Minería", celebrado este martes en la ciudad de Antofagasta, epicentro de la actividad minera del país.

El canciller chileno fue el principal orador del acto, organizado para conmemorar el 40 aniversario de ProChile, el organismo público encargado de la promoción en el exterior y la internacionalización sostenible de las empresas de este país.

"Las regiones tienen relaciones internacionales, el norte de Chile juega un rol fundamental", recordó el ministro minutos después de que el intendente de Antofagasta, Valentín Volta, anunciara la celebración en diciembre de un encuentro regional con representantes de Perú, Bolivia, Brasil, Argentina y Chile para tratar sobre los corredores bioceánicos.

Al respecto, el titular de Relaciones Exteriores subrayó que "es fundamental fortalecer la conectividad con los países vecinos", especialmente en la zona norte de Chile, "la región más rica en cuanto a exportaciones", toda vez que la minería del cobre representa el 40% del comercio exterior.

Y aunque la minería siga siendo absolutamente fundamental por mucho tiempo, "Chile también quiere transformarse en una potencia agroindustrial", subrayó el ministro Muñoz.

Porque a pesar del descubrimiento de nuevos yacimientos, la mejora en las técnicas extractivas y la transición del tajo abierto a las explotaciones subterráneas, "los recursos mineros tienen fecha de vencimiento".

"Tenemos que pensar en un horizonte estratégico e ir más allá de la explotación de 'commodities', sin valor agregado, ir más allá de ser abastecedores de la cadena global", enfatizó el canciller.

Muñoz sostuvo que "el gran desafío de Chile es incorporarse a la sociedad del conocimiento", porque el país tiene muy bajos índices de innovación, la calidad de la educación es muy baja y existe una débil conexión entre el sector público y el privado.

"Si no somos capaces de transformar la educación chilena, de hacerla gratuita y de alta calidad, difícilmente podremos competir a nivel internacional", dijo el ministro, en alusión a uno de los principales ejes programáticos del Gobierno de la presidenta Bachelet.

"Dado su tamaño, la industria minera es el nicho más adecuado para crear e innovar", apuntó Muñoz, quien habló también de la importancia de negociar en bloque.

"América Latina y el Caribe no pueden estar de lado en la discusión de la agenda global. Los africanos y los asiáticos lo están haciendo; nosotros, lamentablemente, no", advirtió.

"Pese a las diferencias, (los países de América Latina) podemos encontrar puntos de acuerdo. Si no somos capaces de negociar conjuntamente, la historia nos va a dejar de lado", dijo.

Al respecto, Muñoz destacó la trascendencia de la reunión de cancilleres del Mercosur y la Alianza del Pacífico que tendrá lugar en Santiago el próximo 24 de noviembre, una cita para la cual "varios países ya han confirmado su participación", explicó.

En el encuentro "Innovación exportadora para proveedores de la minería" se analizaron las oportunidades de negocio y los principales desafíos que enfrenta este sector para incrementar sus envíos al exterior.

La cita contó con una exposición del experto mundial en innovación y sustentabilidad para la minería, David Parker, expresidente de Mining Association of British Columbia (Canadá) y del International Council on Mining and Metals Social and Economic Development Task Force.

La reunión incluyó además una rueda de negocios que permitió a las compañías locales reunirse con importantes compradores de las principales mineras de Argentina, Colombia, México y Perú, y sostener conversaciones con los representantes de ProChile en estos tres últimos países.