Santiago. Durante el último año se observó una caída de los puestos laborales con contrato y previsión en Chile, y por otra parte, existió un alza significativa de trabajos por cuenta propia. Según un informe del INE, en el periodo enero-marzo de 2017 desaparecieron 25.000 formales mientras que se crearon 109.000 independientes.

Junto a esto, y de acuerdo con datos entregados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en 2016, Chile fue el tercer país donde más creció el empleo por cuenta propia en Latinoamérica, con un incremento del 5,5% anual, seguido por Panamá con un 6%  y Ecuador con un 10,9%.

Dada esta tendencia en la que una gran cantidad de la fuerza laboral está prestando servicios y asesorías entre una organización y otra, y donde además las grandes empresas han prescindido de trabajadores en periodos permanentes para disminuir los costos, surge la inquietud de cómo esta nueva generación de independientes podría optar a modalidades de ahorro y protección tanto para ellos, como para sus familias y sus emprendimientos.

Jaime Torres, gerente de la Aseguradora Confuturo señaló que “es fundamental que quienes no cuentan con un contrato de trabajo y con los beneficios que esto conlleva, por opción o por la falta de ofertas laborales, deben ser precavidos, y para esto existen varias alternativas en el mercado de seguros que resguardan, por ejemplo, su salud, la del cónyuge e hijos, en caso de un accidente, enfermedad grave o fallecimiento”.

Según datos entregados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en 2016, Chile fue el tercer país donde más creció el empleo por cuenta propia en Latinoamérica.

Por lo general los trabajadores independientes elijen no tener Isapre por el alto costo que esto significa y optan por afiliarse al Fondo Nacional de Salud (Fonasa). “En este caso, es ideal contratar un seguro complementario de salud, para que se haga cargo de los altos costos de una hospitalización y/o urgencia, o bien reembolse los gatos médicos generales en clínicas o centros de salud privados”, indicó el ejecutivo.

Por otra parte, es de suma importancia ser visionarios y en la medida que se pueda, destinar un porcentaje de los ingresos mensuales a un ahorro para el periodo de vejez. Esto se enmarca con lo informado recientemente por la Superintendencia de Pensiones donde se indica que los afiliados al sistema de AFP con lagunas previsionales de más de 12 meses en el país llegaron a los 154.460 en el último año y se evidenció que la principal causa de esta situación está ligada al aumento de los independientes.

En Chile más de 2 millones de personas trabajan sin un contrato y de este grupo sólo 259.363 pagan sus cotizaciones. Quienes lo hacen regularmente pueden contratar un Ahorro Previsional Voluntario (APV), instrumento que ofrece importantes beneficios tributarios, como obtener por parte del Estado un aporte equivalente al 15% de lo ahorrado en un año (régimen A) o rebajar el impuesto Global Complementario (régimen B).

El mercado de los seguros ofrece una amplia gama de alternativas. En la categoría de personales se encuentran los de vida, accidentes, complementarios de salud, enfermedades catastróficas, planes de pensiones, ente otros. Por otra parte, existen los de daños o patrimoniales, como los seguros de incendios, responsabilidad civil, automóvil, agrarios, pérdidas, robo, crédito, transportes, ingeniería y multirriesgos. Todos ellos importantes a considerar a la hora de tomar la decisión de emprender dado que desde que se independizan se encuentran sin ningún tipo de cobertura asociada” agregó Torres.