Santiago. El Banco Central de Chile está dispuesto a intensificar sus medidas de política monetaria para contener la inflación si la demanda se acelera más de lo esperado, dijo el consejero Enrique Marshall en una entrevista publicada este domingo.

Se espera que el Banco Central chileno mantenga su tasa de interés de referencia fija en 5,0% en su próxima reunión de política monetaria del martes y por los próximos dos meses, antes de subirla a 5,25% dentro de seis meses, según el sondeo quincenal del banco entre operadores, publicado el miércoles.

Ante una desaceleración más moderada de lo esperado de la economía chilena, los mercados ahora prevén alzas en las tasas durante el año en vez de los recortes que habían pronosticado hace un par de meses.

"Nuestra visión es que las brechas (de producción) están cerradas y que la economía va crecer en el rango de 4 a 5%, lo que implica un crecimiento levemente bajo el nivel de tendencia, lo que no conlleva presiones que requieren un accionar distinto de la política monetaria al que está en nuestro escenario base", dijo Marshall en la edición dominical del diario El Mercurio.

"Por supuesto, si se concreta un escenario de riesgo con una demanda más dinámica que la proyectada, eso exigiría acciones de política más intensas con el objetivo de que la inflación no se acelere", agregó.

La inflación chilena se desaceleró en marzo y la actividad económica se mantuvo firme en febrero, según datos de la semana pasada, sugiriendo que el banco mantendrá las tasas sin cambios en los próximos meses, mientas sopesa los riesgos económicos globales con los datos locales mejores a lo esperado.

El Banco Central recortó las tasas de interés por primera vez en dos años y medio en enero, ante los temores de que la demanda en Europa y el mayor socio exportador, China, se desacelerara y afectara a un país dependiente de sus envíos al exterior.