Santiago. En su reunión mensual de política monetaria, el Consejo del Banco Central de Chile acordó mantener la tasa de interés de política monetaria en 4,5% anual, según informó en un comunicado de la entidad.

El BC justifica la decisión señalando que “en el ámbito externo, las cifras recientes son coherentes con el escenario descrito en el IPoM. Se proyecta una recuperación del crecimiento de nuestros socios comerciales en los trimestres venideros, sustentada por el repunte de las economías desarrolladas, especialmente Estados Unidos, y la estabilización del crecimiento en las emergentes”.

“La Reserva Federal redujo el monto de sus compras mensuales de activos, lo que no tuvo mayores consecuencias en las tasas internacionales de largo plazo. La inflación de las economías avanzadas sigue baja, por lo que se anticipa una lenta normalización de la política monetaria en estas economías. Las condiciones financieras para las economías emergentes más vulnerables se mantienen restrictivas, mientras que han mejorado para las economías en la periferia de la Eurozona. Durante el último mes, el precio del cobre aumentó, en contraste con disminuciones en los del petróleo y de los alimentos. El dólar se apreció en los mercados internacionales”, agrega.

Estima, asimismo, que “la economía chilena ha continuado moderando su dinamismo. La actividad y la demanda interna han crecido algo por debajo de lo anticipado en el IPoM, particularmente en aquellos sectores relacionados con la inversión. Los registros de IPC observados en los últimos dos meses han llevado la inflación total hasta 3% anual y reflejan el impacto de algunos factores relacionados con sus componentes más volátiles -alimentos y energía-, así como la incidencia de corto plazo de la depreciación del peso. Por su parte, las expectativas de inflación se mantienen en torno a la meta en el horizonte de proyección, y el ritmo de aumento de los salarios nominales muestra una moderación en meses recientes”.

“El Consejo estima que en los próximos meses podría ser necesario agregar un mayor estímulo monetario para asegurar que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política. Con todo, cambios futuros en la TPM dependerán de las implicancias de las condiciones macroeconómicas internas y externas sobre las perspectivas inflacionarias”, finaliza.

Lea además en Lanacion.cl Marcela Sabat pide la renuncia de la directiva de RN