Santiago. El gobierno chileno anunció este viernes el envío de un proyecto de ley para reducir la tasa de interés máxima de los créditos, luego de un reciente escándalo de cobros irregulares de una firma minorista, lo que podría afectar a algunos negocios del sector financiero local.

Durante la ceremonia de envío del proyecto al Congreso, el presidente chileno, Sebastián Piñera, dijo que la meta es "evitar los abusos que se cometen muchas veces contra las personas más débiles y más vulnerables".

Explicó que la norma apunta a una relación más equilibrada entre "el mundo de los que prestan y el mundo de los que se endeudan", poco después de que estalló un escándalo financiero en la minorista chilena La Polar, uno de los mayores en años en el país.

La Polar, una tienda enfocada a clientes de bajos ingresos, reconoció hace unos meses que repactó créditos de cientos de miles de personas sin consultarles, aplicándoles altos intereses, lo que derivó en millonarias provisiones y provocó un remezón al negocio crediticio financiero.

La tasa máxima convencional es el límite de interés que puede cobrar una institución financiera por un crédito y actualmente alcanza hasta el 50% del monto total de un préstamo.

De aprobarse la norma, el tope descendería bajo el 40% para créditos menores a unos US$9.000 que se entreguen a más de 90 días.

En el negocio crediticio de altas tasas de interés participan filiales de las principales entidades bancarias del país, que lideran el Banco Santander y el Banco de Chile.

También tienen una fuerte presencia las unidades financieras de firmas del rubro minoristas, como Cencosud, Falabella, Ripley Corp y Wal-Mart, entre otras.

"Lo que estamos haciendo es proteger (a los consumidores de menor poder adquisitivo), pero también se debe entender que no podemos empujar la tasa tanto para abajo y dejarlos fuera del mercado", dijo Larraín.

La baja de la tasa máxima apunta al 50% de los hogares chilenos, estimó el ministro de Hacienda, quien agregó que el año pasado se realizaron más de 7 millones de operaciones en esta categoría.

La Asociación de Bancos, que reune a las entidades del sector, estimó que el proyecto de ley podría dejar al margen del sistema crediticio a cientos de miles potenciales clientes.

"La banca chilena va, por un lado, a tener una disminución de algunos deudores por esta tasa máxima, que puede ser del orden de entre los 100.000 y 200.000 consumidores, o deudores", dijo Jorge Awad, presidente del gremio bancario.

"Pero al mismo tiempo con los niveles de transparencia, con los niveles de mejor información que se va a tener por la deuda consolidada (misma base de datos para clientes minoristas y bancarios), se van a incorporar nuevos deudores al sistema bancario", agregó.

En medio de una negativa jornada bursátil, los papeles de los bancos Santander y Chile caían un 2,24% a 39,2 pesos y 1,39%, a 63,8 pesos por acción, respectivamente.

A media sesión también retrocedían los papeles de Ripley Corp y en menor medida los títulos de Cencosud y Falabella.