Chile colocó el miércoles un bono soberano por 800 millones de euros a diez años plazo con un rendimiento equivalente de 75 puntos base sobre la tasa mid-swaps, dijo el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, en una videoconferencia desde Nueva York.

El país, que tiene la mejor clasificación de crédito soberano de América Latina, ofreció la deuda con una tasa de rendimiento anual del 1,745%, consiguiendo una demanda que bordeó los US$3.000 millones.

"La tasa de interés conseguida este miércoles es la más baja que haya obtenido Chile en su historia, en sus emisiones de deuda realizadas en los mercados internacionales", dijo Arenas a periodistas en Santiago.

Con esta operación, Chile además retornó a los mercados de deuda internacional después de dos años. La última vez que el país emitió un bono soberano fue en octubre del 2012, cuando colocó deuda por US$1.500 millones.

Chile contrató a Citigroup, HSBC y Santander para realizar la emisión, que sería seguida por otro colocación de bonos en dólares en las próximas horas, confirmó Arenas.

Para esta emisión en dólares se estableció una guía inicial en el área de los 95 puntos base sobre el bono equivalente del Tesoro de Estados Unidos, dijo IFR, un servicio financiero de Thomson Reuters.