Santiago. La debilidad en Europa y Estados Unidos no sacará a Chile de su senda hacia la recuperación, aunque el país andino no sería inmune a una recesión de doble caída, declaró el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Tras la primera recesión de Chile en una década en medio de la crisis financiera internacional y el terremoto de febrero, el país se ha recuperado con rapidez. La economía se expandió 6,5% en el segundo trimestre del año.

Por otra parte, una serie de decepcionantes indicadores económicos en Estados Unidos y Europa hace temer a muchos que se estaría gestando otra recesión.

Sin embargo, Chile ha incrementado el intercambio comercial con otras regiones del mundo, particularmente Asia, al igual que el resto de América Latina, por lo que es menos vulnerable a la debilidad de las economías de Estados Unidos y Europa.