Santiago.- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, junto al ministro de Hacienda, Ignacio Briones, detallaron el programa de créditos especiales Covid-19 que saldrán al rescate de las micro, pequeñas y medianas empresas del país (mipymes), afectadas por la crisis sanitaria.

El mandatario especificó que estos créditos buscan llegar al 95% de las empresas de Chile, las cuales están en riesgo de perder los empleos de sus trabajadores, y con ello los ingresos de sus familias.

En total, el plan comprende una garantía estatal de US$3.000 millones, los cuales serán traspasados a las mipymes a través de los bancos, en condiciones preferenciales de interés y plazos, que contarán con supervisión estatal.

En sus elementos centrales, el primer mandatario dio a conocer el siguiente marco estructural:

1) Los montos de la línea de Crédito Covid-19 para capital de trabajo podrán llegar hasta el equivalente a 3 meses de ventas de la empresa en un periodo normal, definido entre octubre de 2018 y septiembre de 2019.

2) Esta línea de crédito tendrá 6 meses de gracia y será pagadera en cuotas durante un periodo de entre 24 y 48 meses.

3) Estos créditos tendrán una tasa de interés máxima real, que en las actuales circunstancias será 0 ó incluso negativa, según la evolución de la inflación (TPM +3%, que equivale hoy a una tasa nominal de 3,5, lo que dada las proyecciones de inflación, es una tasa de interés real igual a 0 ó negativa).

4) El compromiso de los bancos es ofrecer la línea de crédito Covid-19 de forma masiva, expedita y estandarizada. Esto significa que deberá estar disponible para la inmensa mayoría de quienes son clientes comerciales de los bancos, es decir, 1,3 millones de potenciales beneficiarios. Esto incluye empresas y personas naturales con inicio de actividades productivas, que cumplan con los requisitos básicos de elegibilidad y que tengan ventas anuales de hasta 1 MM de UF.

5) Por último, para las empresas que suscriban la línea de crédito Covid-19, los bancos deberán postergar cualquier amortización de otros créditos preexistentes por al menos 6 meses, de forma tal de aliviar la carga financiera de las empresas en este difícil momento.

Finalmente, el presidente indicó que hasta el momento los bancos de Chile, Santander, Scotiabank, BCI, Itaú y BancoEstado han adherido al marco del convenio, lo que comprende el 90% del total del mercado de créditos bancarios del país, esperando que otros bancos adhieran próximamente.

También especificó que estos deberán informar semanalmente tanto de las solicitudes de créditos como de aprobaciones, teniendo supervisión permanente por parte del Estado para asegurarse de que traspasen estas condiciones a los clientes.