Nueva York. El ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, dijo que no está preocupado por un déficit de US$600 millones en un plan de reconstrucción post terremoto, y cree que cualquier impacto en el peso sería manejable.

Larraín dijo a Reuters en Nueva York que la manera más fácil para cerrar la brecha, luego de que el Congreso rechazó un incremento al royalty minero, sería aprovechar los ahorros obtenido por el auge del cobre que se mantienen en el exterior.

Pero, según indicó, el Gobierno también podría optar por la emisión de más deuda o vender activos estatales prescindibles.

El banco central de Chile elevó su tasa en 50 puntos básicos a 1,5% este jueves.

Sin embargo, reiteró que usar los fondos del cobre no es "una buena manera para lidiar" con el déficit y que habría sido mejor asegurar el dinero a través del royalty.

El Gobierno ha expresado su preocupación respecto a que repatriar más dólares podría crear una presión indeseable en la tasa cambiaria y en las tasas de interés en el mayor productor de cobre en el mundo.

"Ciertamente no se trata de algo que no podamos enfrentar. Ciertamente podemos lidiar con US$600 millones con un fondo soberano de US$11.000 millones", dijo Larraín durante una visita para promover la inversión en Chile.

"Estamos preocupados sobre la presión en la divisa, pero creemos que podemos arreglárnoslas (...) Esperamos salir adelante sin presiones significativas indebidas, sumadas a las que tenemos en este momento", agregó.

El peso chileno se ha depreciado 4,8% contra el dólar estadounidense en lo que va de 2010. En 2009 el peso se apreció 26,4% contra el dólar estadounidense. Los mercados financieros chilenos estarán cerrados este viernes por un feriado religioso.

Larraín prevé una inflación de entre 3% y 4% en 2010 y más cerca de 3% en 2011.

El Congreso chileno rechazó la semana pasada una propuesta del Gobierno para revisar los royalties de las mineras para ayudar a pagar los US$8.400 millones que debe aportar La Moneda para la reconstrucción luego del sismo, en un importante golpe político para el presidente Sebastián Piñera.

Sin embargo, los legisladores aprobaron el miércoles la parte central de una iniciativa de financiamiento que busca reunir más de US$3.000 millones para el paquete de reconstrucción más amplio.

Larraín dijo que confía en que se obtendrán condiciones favorables para una eventual emisión de deuda extranjera de US$1.500 millones que forma parte del paquete de financiamiento.

La economía está rebotando desde el sismo de magnitud 8,8 del 27 de febrero que dejó al menos 500 muertos, asoló ciudades y golpeó industrias en el centro y sur de Chile.

El banco central de Chile elevó su tasa en 50 puntos básicos a 1,5% este jueves, como estaba previsto, en su segundo incremento consecutivo este mes.