Santiago. El gobierno de Chile busca recaudar alrededor de US$700 millones adicionales a través de una reforma tributaria que presentará en abril, dijo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, citado este domingo por la prensa local.

Los cambios impositivos, que incluyen alzas en tributos a empresas y recortes para las personas, son parte de la estrategia del gobierno para aminorar los efectos de las turbulencias externas en el mayor productor mundial de cobre.

"Habrá un incremento muy moderado de la carga tributaria", dijo Larraín al matutino La Tercera, al referirse a que los recursos obtenidos estarán en torno a US$700 millones.

El funcionario agregó que el gobierno busca mantener el esquema chileno favorable al ahorro y la inversión y cuidar su efecto en el crecimiento y el empleo.

La propuesta incluye subir el impuesto a las empresas al 20%.

Algunas asociaciones empresariales se han quejado por el ajuste alegando que aumentará presiones en los costos. Las voces disidentes incluyen a grupos políticos de la coalición de gobierno.

Larraín dijo que, pese a las divergencias, espera que la reforma sea aprobada este mismo año.

El gobierno elevó regalías mineras y otros tributos para ayudar a financiar la reconstrucción tras el devastador terremoto que azotó al país a inicios de 2010.