Santiago. Chile emitirá el equivalente de hasta US$3.000 millones en bonos en el mercado local durante el segundo semestre para financiar el gasto público, optando por colocar deuda a nivel interno para amortiguar una posible apreciación del peso.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, explicó que este  viernes se publicará el decreto que define los detalles para el lanzamiento de los bonos, que estarán denominados en Unidades de Fomento (UF), una medida ajustable con la inflación.

"En el segundo semestre el fisco va a emitir bonos en el mercado local en UF hasta de US$3.000 millones", dijo Larraín este jueves en un foro.

El ministro detalló que se realizarán colocaciones por 24 millones de UF a 7 años, 18,5 millones a 10 años, 18 millones a 20 años y 18 millones a 30 años.

Las tasas de los bonos en UF a 10 años del Banco Central se dispararon tras el anuncio de Larraín, incrementándose en seis puntos básicos a 2,98%.

Moneda local. El ministro detalló que la colocación en instrumentos locales serviría también para quitar presión sobre la moneda local en momentos en que existen más ingresos en dólares y más gastos en pesos.

"Si nos endeudamos más internamente, quiere decir que traemos menos fondos del exterior y por lo tanto (...) va a amortiguar la apreciación cambiaria", sostuvo Larraín.

El peso acumula en lo que va de año una caída cercana al 6% frente al dólar, pero analistas ven una recuperación de la moneda con la entrada de recursos del exterior para financiar un plan de reconstrucción tras el devastador terremoto de febrero.

El gobierno del presidente Sebastián Piñera busca recaudar más de US$8.000 millones para enfrentar la reconstrucción tras el sismo de magnitud 8,8 que azotó al país, en un ambicioso plan que incluye alza de impuestos, endeudamiento y uso de ahorros externos.

El proyecto ha tenido obstáculos en el Congreso, donde el Senado ya rechazó lo referente a un ajuste a las regalías mineras.


Como parte de ese plan, el gobierno prevé la colocación de bonos soberanos en el exterior por US$1.500 millones, lo que ha sido bien recibido por el mercado y avalado por una reciente mejora en la calificación de deuda del país.