Santiago, EFE. El ministro chileno de Hacienda, Felipe Larraín, insistió en que el gobierno "sigue de cerca" la situación del tipo de cambio y aseguró que siguen "analizando medidas" tendentes a frenar la apreciación del peso respecto del dólar.

Las declaraciones del ministro se dieron luego de que, tras su reunión de política monetaria de este jueves, el Banco Central no diera señales de inquietud por el asunto, como esperaba el mercado, y se limitara a consignar que "el peso ha continuado apreciándose en términos multilaterales".

El dólar ha caído en Chile casi un 2,5% respecto del peso en lo que va del año, tras haber perdido cerca de un 8% en 2012, lo que ha provocado una gran inquietud de los exportadores, que demandan medidas para frenar la declinación de la divisa estadounidense.

"Seguimos analizando medidas. Lo que pasa es que hay algunas que tienen un efecto no muy directo respecto del tema. Tenemos que ir con una herramienta que ataque directamente el objetivo", sostuvo hoy Larraín, durante un seminario del Banco de Crédito e Inversiones en el que participó el columnista del Financial Times Martin Wolf.

El ministro destacó que el calendario de emisión de deuda para este año anunciado este jueves es "una contribución directa para frenar la apreciación del peso, más allá de la contribución que supone una expansión moderada del gasto público".

La emisión de deuda en el mercado local y expresada en unidades de fomento UF, unidad de pago indexada según la inflación diaria equivaldrá a unos US$5.000 millones y se concretará mediante licitaciones mensuales entre el 17 de abril y el 27 de noviembre.

Larraín subrayó además en el seminario que la depreciación del dólar se debe principalmente "a las políticas de relajamiento cuantitativo" en los países desarrollados.

"El relajamiento cuantitativo está llegando a niveles sin precedentes en la historia y el costo lo pagan los países con tipo de cambio regidos por el mercado", precisó.

Preguntado sobre cuáles otras medidas podría tomar el gobierno para contener la caída del dólar, independientemente de una eventual intervención del Banco Central, indicó que "los controles de capital son un último recurso, que no nos gusta, pero ahí están".

"Es una herramienta disponible, no nos gusta, no querríamos usarla, pero es una herramienta de último recurso", precisó Larrain, que el jueves se reunió con las autoridades del Banco Central sin que finalmente saliera huno blanco respecto del asunto.

El dólar, que en Chile es de libre flotación según la oferta y la demanda, se cotiza actualmente por debajo de los CHS470, cerca del nivel (465,20) que en 2011 llevó al Banco Central a intervenir mediante la compra de US$12.000 millones en el mercado, a razón de 50 millones diarios.

Según los expertos, es difícil que en el actual entorno externo el dólar supere los CH$470 y lo más probable es que se mueve entre CH$467 y CH$470 en el corto plazo.