Santiago. A partir de este domingo 1 de julio, se endurecerán las condiciones para los chilenos que tienen entre 50 a 65 años con pretensiones de jubilarse, debido a las modificaciones realizadas por la Superintendencia de Pensiones que establece nuevas exigencias para la pensión anticipada de vejez.

El cambio legal estipula pasar de una pensión igual o superior al 150% de la pensión mínima vigente a una de 80% de la pensión máxima con aporte solidario o al 70% del ingreso bruto, para todas las personas que deseen pensionarse antes de cumplir la edad legal (65 años los hombres y 60 las mujeres).

La nueva exigencia mínima para pensión anticipada es 9,15 UF, lo que significará que los postulantes deben tener un capital de al menos $40 millones (US$79.840).

Lapidario. Oscar Valenzuela, director del sitio Jubilaciones, señala que el principal efecto de esta medida es que pone una lápida al sistema de pensiones anticipadas "para los cincuentones y sesentones, cesantes, con sueldos mínimos,y que tienen menos de 40 millones en la cuenta de ahorro previsional".

"El aumento de la pensión máxima con aporte solidario tiene consecuencias sobre la exigencia para pensión anticipada, endureciendo aún más los requisitos, orientados a evitar que las personas se pensionen anticipadamente - esto considerando que el objetivo del sistema previsional es generar un ingreso sustitutivo en caso de vejez, invalidez y sobrevivencia y no cubrir pensiones antes de la edad legal", explica.

A su juicio, el mayor problema es para las personas entre 50 y 65 años que se encuentran sin trabajo por un tiempo sostenido, pues no tienen posibilidades de obtener ingresos para su sobrevivencia.

Lea además en La Nación.cl: Impuesto Global Complementario, la doble carga de los jubilados con 2 ingresos