La tasa de evasión del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la economía chilena llegó el año pasado a un 20,3%, lo que equivale a unos US$4.918 millones anuales. Esta cifra corresponde una baja de 2,5 puntos en relación al año 2014, según explico el director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Fernando Barraza, quien este lunes entregó la Cuenta Pública del organismo.

De acuerdo al informe entregado, la disminución en la tasa de evasión del IVA del año pasado es la más importante observada en los últimos 12 años. De hecho, si se compara la tasa de evasión del 2015 con el año base del informe financiero de la Reforma Tributaria (2013), se obtiene un aumento en la recaudación de $673.133 millones, cifra que supera en aproximadamente un 34% lo comprometido por concepto de menor evasión en la Reforma, que se estimó inicialmente en $503.100 millones.

Barraza señaló que el resultado es fruto de un esfuerzo institucional encauzado hacia un mejoramiento de su gestión, que ha sido posible debido a las acciones de reorganización y fortalecimiento institucional que ha emprendido el SII.

En este aspecto destacan la implementación creciente del nuevo Modelo de Fiscalización basado en la adecuación de las distintas acciones de detección, control y atención de contribuyentes en conformidad a su riesgo característico, otorgando mayor efectividad y equidad a la acción fiscalizadora; la reestructuración y ajustes introducidos a nivel de la organización y el mejoramiento de los procesos internos; el efecto en las conductas evasoras de las acciones judiciales emprendidas en el tareas de persecución al Delito Tributario, y el potenciamiento de las acciones de Facilitación del cumplimiento tributario materializadas a través de la nueva Subdirección de Asistencia al Contribuyente, orientadas a incrementar la entrega de apoyo, información y asistencia a los contribuyentes en su cumplimiento tributario.

Entre los principales hitos de la gestión institucional 2015 destacó la implementación ordenada y a tiempo de la Reforma Tributaria, que implicó una adecuación estructural y de procesos por parte de la institución en materia de aumento de la dotación, capacitación a los funcionarios, reforzamiento de la plataforma tecnológica, incremento de la fiscalización, asistencia a los contribuyentes y difusión. Sólo en materia normativa, implicó la elaboración y publicación de 50 circulares y 14 resoluciones.