El viernes pasado, el Wall Street Journal publicó una entrevista con Paul Romer, economista jefe del Banco Mundial. En la entrevista, Romer criticó que, en los últimos años, el banco había hechos cambios en la metodología y los criterios de medición de parámetros que podrían haber afectado negativamente a varios países, pero destacando, sobre todo, a Chile.

Sobre esa base recomendó una revisión de los cálculos en los informes de, por lo menos, los últimos cuatro años. Romer agregó que las revisiones podrían ser particularmente relevantes para Chile, cuya posición en el ranking ha sido muy cambiante en años recientes, lo cual "potencialmente podría tener motivaciones políticas de parte del equipo del Banco Mundial que elabora los informes”.

Como no podría ser de otra manera, las declaraciones de Romer, desataron un terremoto político, sobre todo en el país andino. Y en el seno del Banco Mundial, que mandó una carta de disculpa a Chile por la controversia y de paso, desautorizó las palabras de Romer.

En ese marco, este martes, el ministro de Hacienda de Chile conversó telefónicamente con la CEO del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, a quien le hizo ver la profunda molestia del gobierno chileno por una controversia que el país no creó, remarcó Eyzaguirre, de acuerdo a Emol.

Además, la autoridad económica le expresó a Georgevia que la metodología del ránking Doing Business contenía muchos elementos insatisfactorios. Cabe mencionar que el informe "Doing Business" es uno de los reportes más importantes y reconocidos del Banco Mundial, que clasifica a los países de todo el mundo por la competitividad de su entorno empresarial.

Eyzaguirre comentó que la conversación con Georgevia fue constructiva y agradable y que la autoridad del Banco Mundial le expresó sus disculpas por la situación.