El Fondo de Utilidades Tributarias (FUT) es una de las principales manzanas de la discordia que existe en el debate tributario de Chile. Este es un instrumento que permite a las empresas guardar sus recursos sin pagar impuestos, que actualmente llega a un total de US$200 mil millones, más del 80% del PIB chileno.

De acuerdo a los expertos tributarios, esta postergación en el pago de impuestos impide que el Estado pueda recaudar cifras equivalentes a US$20.000 o US$30.000 millones, si es que las utilidades acumuladas se distribuyesen entre las empresas.

Debate. En el fragor del debate sobre la reforma tributaria que impulsa el Gobierno se habla de que la eliminación de algunas exenciones tributarias que no se justifican, puedan intervenir el funcionamiento del FUT en lo que se refiere a igualar el tratamiento tributario para los retiros en exceso de este instrumento, que realizan las sociedades de personas y limitadas con el de las sociedades anónimas.

Creado en 1984, este instrumento es un registro de las utilidades de las empresas, las que están sujetas a tributación cuando se reparten, excepto las que ya se han distribuido.

El FUT sirve a los empresarios, como propietarios individuales, socios de sociedades de personas, o accionistas de sociedades anónimas, para que posterguen indefinidamente el pago de impuestos, debido al incentivo existente para que las sociedades que utilizan el FUT tengan pérdidas y no tributen.

Lagos Weber. De acuerdo al senador Ricardo Lagos Weber (PPD), el FUT hace que “aquellos que tienen acciones o son dueños de empresas pagan proporcionalmente menos impuestos que cualquier profesional o técnico u hombre de negocios mediano y pequeño, que al final de día no tiene las exenciones tributarias”.

“Hoy tenemos en el Fondo de Utilidades Tributarias alrededor de 200 mil millones de dólares que están, supuestamente, empozados o reinvertidos. Esto se ha distorsionado a tal punto que hoy no se pagan los impuestos en Chile", añadió.

A su juicio esto provoca una serie distorsión entre los contribuyentes, pues “las personas que ganan una renta de su trabajo están siendo discriminadas versus aquellos que obtienen sus utilidades de las empresas, ya que estas últimas no están pagando lo que corresponde".

Lea además en La Nación.cl: Reforma tributaria: Larraín llama a no matar la gallina de los huevos de oro