Santiago. El peso chileno y las tasas de interés podrían verse afectados si legisladores de la oposición rechazan los cambios a las regalías mineras en el paquete de financiamiento gubernamental por el terremoto, advirtió el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

El gobierno conservador del presidente Sebastián Piñera busca la aprobación de un proyecto para aumentar la recaudación y ayudar a pagar los US$8.400 millones que el Estado aportará a reconstruir pueblos e industrias del centro sur de Chile, destruidos tras el poderoso sismo del 27 de febrero.

El primer gran proyecto de ley de Piñera para recaudar más de US$3.000 millones para el paquete sufrió un revés el miércoles pasado, cuando el Senado liderado por la oposición rechazó los cambios a las regalías que se cobran a mineras como BHP Billiton y Xstrata.

El plan de financiamiento incluye emitir US$1.500 millones en deuda soberana, acudir a los ahorros y aumentar los impuestos a las grandes compañías, a mineras y al tabaco.

Las provisiones de regalías, que buscan recaudar más de US$700 millones, podrían reaparecer en un nuevo debate en una comisión bicameral del Congreso, o si Piñera accede a las solicitudes de la oposición de cambiar la propuesta.

Larraín ha dicho que el Gobierno buscará medidas de financiamiento alternativas si el cambio propuesto a las regalías es finalmente rechazado, pero no ha dado más detalles sobre ello.

El plan de financiamiento del Gobierno incluye emitir US$1.500 millones en deuda soberana, acudir a los ahorros generados por los altos precios del cobre, y aumentar los impuestos a las grandes compañías, a mineras y al tabaco.

"Si estos recursos (de la regalías) finalmente no son aprobados, que espero que no sea lo que ocurra, vamos a ver formas alternativas. Pero estas formas son menos buenas", dijo Larraín a periodistas durante una visita a la mina Los Bronces, de Anglo American, en las afueras de Santiago.

"Vamos a tener efectos en los tipos de cambio, efectos en las tasas de interés, que no son los que buscamos", agregó.

Larraín había dicho anteriormente que no sería una buena idea el intentar cubrir cualquier brecha mediante el aumento de la venta de deuda prevista.

La minera estatal chilena Codelco dijo la semana pasada que entregaría al Estado casi US$380 millones en ingresos destinados a reinversión para ayudar a la reconstrucción tras el terremoto, lo que podría cubrir parcialmente cualquier déficit.