Chile invirtió en el exterior unos US$94.000 millones en el período 1990-2013, según reveló un informe de la Dirección de General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon)

De acuerdo con el estudio, unas 1.200 empresas locales ejecutaron alrededor de 3.000 proyectos en unos 60 países, concentrados especialmente en el sector servicios.

"A pesar de la crisis financiera actual, la inversión chilena directa en el exterior, ha ido en constante aumento, reflejando la fortaleza de nuestras empresas y el compromiso del país para fortalecer su integración en la economía mundial", indicó Andrés Rebolledo, director de la Direcon.

Destacó también que Chile ocupa una posición relevante como uno de los principales inversionistas en la región latinoamericana.

Diez países concentraron un 94,2% de las inversiones materializadas a la fecha del estudio: Brasil, Colombia, Argentina, Perú, Estados Unidos, Uruguay, México, Bélgica, Panamá y Australia.

Rebolledo agrega que el número empresas con inversiones fuera del país fortalece la idea de que Chile se está integrando a la economía mundial a través de acuerdos comerciales, que no sólo han estimulado el intercambio de bienes y servicios, sino también generan una activa participación en el movimiento de capitales.

Desde el punto de vista sectorial, el mayor dinamismo de las inversiones chilenas radica en la esfera de los servicios con un 43% del total y la industria manufacturera con un 26% del total.

Rebolledo explicó que la presencia de capitales chilenos en los mercados externos se ha visto favorecida por varios factores como la consolidación de los procesos democráticos en varios países; los procesos de privatización; y el avance de la integración económica a nivel mundial, entre otros.

Durante el año 2013, las inversiones chilenas directas en el exterior alcanzaron la suma récord de US$18.022 millones.

Esa cantidad fue un 50% superior a la registrada el año precedente, cuando esta alcanzó a US$11.767 millones.

La mayor parte de los recursos se concentró en los sectores de industria, energía, servicios, silvicultura y minería.

El principal destino de las inversiones fue Brasil US$8.872 millones. Le siguieron Colombia, con US$2.992 millones; Estados Unidos con US$2.275 millones, y Uruguay, US$2.167 millones.

Perú aparece en quinto lugar con US$1.234 millones y en sexto México con US$198 millones.