De acuerdo con el último ránking de competitividad del World Economic Forum (WEF), Suiza, Singapur y Finlandia ocupan las primeras ubicaciones a nivel global.

A nivel sudamericano, Chile es el país más competitivo de la región, zona que si bien ha hecho progresos en esta área en los últimos años, tiene que enfrentar enormes desafíos, como unas infraestructuras pobres, un sistema educativo débil y poca inversión en Investigación y Desarrollo (I+D).

La competitividad de Chile bajó dos lugares, desde la posición 31 a la 33, de un total de 144 países, en el ranking.

Esta es la posición más baja desde que hay datos comparables y se aleja del lugar 22 que esa nación alcanzó en 2004, su mejor lugar hasta ahora. Desde ese año bajó 11 ubicaciones, consigna La Tercera.

El índice es calculado usando información pública y la Encuesta de Opinión Ejecutiva realizada por el WEF.

Según consta en el informe, Chile “se mantiene como la economía más competitiva de América Latina”, pese a que Puerto Rico aparece ahora en el puesto 31.

A la nación andina, le sigue Panamá (40), Brasil (48), México (53), Costa Rica (57), Perú (61), Colombia (69) Uruguay (74), Ecuador (86), Honduras (90), Argentina (94), El Salvador (101), Bolivia (104), República Dominicana (105), Nicaragua (108), Paraguay (116), y Venezuela (126).

El titular de Hacienda chileno, Felipe Larraín, señaló que “si bien el país retrocede dos puestos en el ranking, en términos relativos es bastante similar al año pasado (este año hay dos países más en el ranking)”,
ado a abordar con éxito estas debilidades”.

A nivel general, el informe indica que la economía global está “aún frágil” y que el crecimiento “sigue en mínimos históricos por segundo año consecutivo”, particularmente en las grandes economías emergentes y desarrolladas.