El gobierno de Sebastián Piñera alcanzó un acuerdo tranversal con los diputados para sacar adelante el proyecto que reduce el nivel de la tasa máxima convencional, que opera en el sistema financiero, a fin de alivianar la carga de los deudores y clientes de bancos, casas comerciales, cajas de compensación y cooperativas de crédito.

“Estos cambios contribuyen a conciliar mejor una reducción del costo del crédito para los sectores que más lo necesitan con la importancia de no dejar fuera del mercado financiero formal a las chilenas y chilenos”, dijo el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, tras reunirse con los diputados José Manuel Edwards (RN) y Patricio Vallespín (DC).

Acompañado además por el subsecretario Julio Dittborn y el asesor de la cartera, Salvador Valdés, Larraín agradeció la contribución de los parlamentarios destacando además a los diputados Mónica Zalaquett (UDI) y Guillermo Ceroni (PPD), y señaló que próximamente se enviará a la Cámara Baja un conjunto de indicaciones, que serán patrocinadas por el Ejecutivo.

ACUERDOS

Según la autoridad, se crearía un nuevo mecanismo que, en fase final de la rebaja de tasa, y en aquellos casos excepcionales en que se compruebe una reducción del acceso al crédito en el segmento 0 a 200 UF (una unidad de cuenta, reajustable de acuerdo con la inflación, usada en Chile), se permita revertir en parte la reducción de la tasa máxima.

Para definir esa circunstancia se recurrirá a encuestas, que deberá aplicar el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Se requiere que haya una proporción alta de deudores con educación financiera básica que además hayan sido restringidos en la cantidad de crédito respecto de lo que solicitaban. También se exige que caiga el monto total de los créditos de 0 a 200 UF.