Santiago. La decisión del Banco Central de Chile de mantener el monto de compra diaria de dólares en su plan de intervención, aunque el peso haya recuperado terreno, envía una señal al mercado de que la medida aún cumple su efecto y que el emisor priorizará su objetivo de combatir la inflación.

El Banco Central confirmó este martes que seguirá adquiriendo US$50 millones diarios en el mercado local durante el próximo mes. Al inicio del plan, en enero, el tipo de cambio pasó de CH$465,50 a casi US$500 unidades por dólar, pero revirtió sus efectos en las últimas semanas.

"El Banco Central, si bien dio la señal de intervenir, no se puede comprometer con un nivel de tipo de cambio porque no es compatible con su objetivo fundamental que es mantener la inflación entre 2% y 4% al año. Ya hizo su trabajo", dijo Nathan Pincheira, analista de la correduría Banchile.

El peso cerró este miércoles en un máximo de más de un mes, a 476,20 unidades por dólar, poco más de 10 pesos del nivel previo a la intervención.

La recuperación de la moneda local está auspiciada por los favorables precios del cobre, principal exportación del país, y un dólar que sigue débil a nivel global, una tendencia que podría mantenerse al menos hasta mediados de año.

Aunque algunos analistas vean un riesgo en la credibilidad de la intervención, otra parte del mercado cree que para el Banco Central, el tipo de cambio está aún en niveles aceptables y, por el momento, el emisor puede dedicarse a controlar la inflación, que acecha en general a América Latina.

Un sondeo del Banco Central mostró que los operadores esperan que en su reunión de la próxima semana, suba desde un 3,25% al 3,50% la Tasa de Política Monetaria, tras la pausa que aplicó en enero para validar la intervención.

Pese a que elevar la tasa de interés podría hacer atractiva la plaza local para capitales, analistas creen que no habrá mayores efectos porque el mercado ya asimiló esa expectativa.

Al emisor tampoco le conviene que el peso se deprecie demasiado y suba el dólar, teniendo en cuenta que Chile importa el 90% del combustibles que consume.

"En la medida que el dólar se aprecia, ayuda al Central a contener la trayectoria de inflación por una menor presión de los precios importados. Si combate esa apreciación, genera inflación. Su meta es la inflación, no el tipo de cambio", comentó Cristobal Doberti, de BICE Inversiones.


Posible aumentar compras diarias


Luego de que el ,inisterio de Hacienda descartara aplicar medidas adicionales como un control de capitales para aminorar la apreciación del peso, las opciones del Banco Central para reforzar su intervención son cada vez menores.

Aunque analistas creen que en el corto plazo el emisor no aplicará medidas adicionales, consideran que una de sus posibilidades sería incrementar a partir del 9 de marzo el volumen de compra diaria de divisas a US$75 millones.

"Siempre y cuando el tipo de cambio se ubique bajo los CH$470 por dólar", consideró Matías Madrid, gerente de Tesorería del banco Penta.

Aumentar el volumen total de compra, actualmente de US$12.000 millones para este año, es visto como muy poco probable, por lo complicado que podría ser que el mercado local absorba toda la deuda que se emitirá por esterilización.

"Si ya absorber ese monto es complicado para la plaza local, una cifra mayor atraería a inversionistas extranjeros que llegarían con dólares y anularían el efecto. Sería como dispararse a los pies", dice Pincheira de Banchile.

Agroexportadores reactivaron sus demandas ante el perjuicio que el bajo tipo de cambio ocasiona en su competitividad. Hace unas semanas, el Ministerio de Hacienda lanzó un plan de promoción de acceso de pequeñas empresas a coberturas cambiarias.

Recientemente, el ministerio informó que los fondos del sector Defensa, provenientes del 10% de las ventas del cobre, serán invertidos en el exterior en un fondo soberano similar al que ya tiene Chile para la estabilización económica y social (FEES), que también se nutre del metal rojo.

Pese a las presiones apreciativas para el peso durante el primer semestre, el mercado espera que la moneda local se ubique en torno a los 500 pesos a fines de año.

"Hay expectativas de una recuperación en Estados Unidos, y que se diluyan un poco las turbulencias financieras, con una tendencia de normalización de las tasa de interés allí y en Europa", dijo Pincheira de Banchile.