Santiago. Un plan del gobierno chileno de regular los tributos a las inversiones en derivados para alentar la cobertura en divisas por parte de pequeñas compañías debería impulsar la liquidez, despejar incertidumbres, atraer inversiones y apuntalar el peso chileno. 

El gobierno presentará en los próximos días un proyecto al Congreso sobre regulaciones arancelarias en derivados, que busca despejar la incertidumbre legal en torno a si los instrumentos son de cobertura o especulación, e impulsar su uso para cobertura de riesgo, según dijo este martes el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Analistas están ansiosos por conocer detalles del proyecto de ley, que Larraín esbozó en un seminario, aunque aseguró que sería positivo para el mercado chileno de divisas, que es bastante menos líquido que los de otros países como México y Brasil.

"Cualquier tipo de noticia que aumente la liquidez y reduzca las fricciones en los mercados de divisas es también una buena noticia para los activos. En el caso de Chile, creo que son buenas noticias", dijo Diego Donadio, estratega para América Latina de BNP Paribas en Sao Paulo.

Una regulación más clara alentaría la inversión extranjera, lo que traería dólares a una economía en plena recuperación tras un fuerte terremoto en febrero y la crisis financiera global, los que al ser convertidos a pesos llevarían a una apreciación de la moneda local.

"Puede impulsar la internacionalización (del peso), la liquidez (...); veríamos esto como un factor positivo y la moneda se debiera beneficiar, se debiera apreciar", agregó Donadio.

Riesgosa apreciación del peso. El peso chileno está operando en máximos de cinco meses luego de fortalecerse en las últimas semanas apoyado en ganancias de las bolsas globales, precios más altos de la principal exportación del país, el cobre, y expectativas de que el Banco Central continuará subiendo la tasa clave de interés.

Algunos participantes del mercado sospechan que el instituto emisor podría propiciar medidas para limitar un fortalecimiento de la moneda, lo que está afectando a los exportadores.

Larraín dijo este martes que nuevas leyes sobre regulación tanto en derivados como contratos de seguros, parte de reformas más amplias al mercado de capitales anunciadas en mayo para impulsar la liquidez y asegurar la solvencia de los mercados financieros del país, también aumentarían la transparencia.

"Queremos mercados de capitales competitivos, tanto domésticos como internacionales", señaló Larraín, al esbozar las reformas a la regulación.

"La idea es que seamos competitivos fuera de Chile, que seamos capaces de exportar servicios financieros (...) y creemos que este mercado es clave para aumentar la inversión y la productividad", agregó.

Larraín explicó además que las nuevas regulaciones también "considerarían consistentemente opciones con activos subyacentes".

Sin embargo, los proyectos de ley aún tienen que ser aprobados en el Congreso, y aunque el plan posiblemente impulsará la confianza, cualquier impacto sobre el peso tendría lugar en algunos meses.

"No es inmediato en términos de flujo. Lo que hace es que se suma al ánimo positivo en el mercado en relación a Chile", dijo Flavia Cattan-Naslausky, estratega de RBS Securities.

"Si se tiene claridad sobre la regulación, y se tiene volumen, eso en sí mismo tiende a menores costos operacionales. Por lo que es una medida en la dirección correcta", añadió.