Santiago. Un tipo de cambio flexible "es la primera línea de defensa" contra los ingresos de capital que pueden presionar los precios de los activos locales, dijo este viernes el presidente del banco central de Chile, José de Gregorio.

Las monedas de toda Latinoamérica se han apreciado fuertemente frente al dólar, pese a las diferentes políticas implementadas en esos países, señaló De Gregorio en comentarios preparados de antemano y formulados en Madrid.

Esta apreciación de las monedas "tiene implicancias sobre la inflación y la política monetaria", según el funcionario, quien indicó que dichas apreciaciones alteran temporalmente la inflación.

De Gregorio agregó que la política monetaria no sólo debe ser utilizada para evitar el sobrecalentamiento económico y para controlar la inflación, sino que se debe usar de manera de evitar contribuir a los ingresos de capital.

Los controles de capital pueden ser de utilidad en países con mercados financieros locales poco profundos y un pequeño grado de integración financiera, pero también pueden "exacerbar los ingresos de capital y generar una búsqueda de vacíos", indicó De Gregorio.

En la década de los noventa, Chile implementó controles de capital para limitar los ingresos especulativos, pero estos se eliminaron más adelante en la misma década.