Santiago. Los crecientes problemas de deuda soberana en Europa tendrán un efecto limitado en Chile y sus exportaciones, dijo el viernes el ministro de Hacienda del país, Felipe Larraín.

Chile se ha seguido recuperando de su peor crisis económica en una década, además de un devastador terremoto que azotó al país hace unos meses, pero las preocupaciones en torno a la expansión de la crisis financiera de la eurozona dejan a algunos preocupasdos sobre las consecuencias que podría traer a Chile.

La Unión Europea, que recibió un 18% de las exportaciones chilenas el año pasado, es uno de los principales socios comerciales del país.

El ministro dijo a la prensa a través de una teleconferencia desde un seminario bancario que se celebra en Viena que la cifra no es mínima ni insignificante, pero que muchas de esas exportaciones pueden ser redirigidas a otros mercados, por ejemplo a Asia, el principal socio comercial del país.

El año pasado, Asia consumió un 46% de las exportaciones chilenas, mientras que China por sí sola recibió un 23% de sus exportaciones.