Santiago. Chile proyecta para este año una caída de la economía de 6,5% y aunque el gobierno destaca sus cifras respecto a las de otras economías del mundo, se espera que la pandemia del nuevo coronavirus tenga un impacto sin precedentes en las últimas décadas y un retroceso de ocho años para el país sudamericano.

"En Perú se habla de una contracción de dos dígitos, en Francia y España en torno al 12%, mientras que nosotros de 6,5%, reflejando la resiliencia de distintos sectores y la política fiscal", explicó el jefe de asesores y coordinador de Finanzas Internacionales del Ministerio de Hacienda de Chile, Andrés Pérez.

El experto ofreció esta semana una conferencia virtual para abordar la situación del país, organizada por la Agencia de Promoción de la Inversión Extranjera (InvestChile), en medio de la más profunda crisis sanitaria y económica del último siglo, que proyecta un decrecimiento de 9,1% del PIB regional este año, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En la cita, el funcionario se mostró en parte optimista por el plan "Paso a Paso" anunciado por el Ejecutivo hace un par de semanas, que puso en marcha el desconfinamiento gradual de diversas localidades con la idea de retomar principalmente la dinámica del comercio, que mostró su peor cara en junio pasado (-16,1%).

En este contexto, estimó para 2021 una expansión de la actividad de 5,5%, lo que descansa "sobre un supuesto de una gradual reapertura a partir del tercer trimestre del año, respecto de lo cual hay más incertidumbre de lo habitual, porque no sabemos bien la evolución de la pandemia", explicó.

Frente a este escenario, Pérez recordó que el gobierno "fue muy rápido en avanzar en medidas económicas ante el shock de la COVID-19", dado que el primer caso de la enfermedad fue confirmado en Chile el 3 de marzo y el día 19 de ese mes fue anunciado el mayor plan económico con fondos por US$12.105 millones.

Alrededor de la mitad de la población chilena ha sobrellevado por cuatro meses las cuarentenas rotativas implementadas para evitar la propagación de la neumonía, lo que ha mermado la movilidad y ha tenido efectos en el consumo, debido a la tasa de desempleo que asciende a dos dígitos y la baja en el ingreso de los hogares.

Se suma igualmente la duda de los ciudadanos respecto de su estado económico a futuro, de acuerdo con los análisis emitidos por la Comisión Nacional del Comercio (CNC) de Chile. Señalaron que si bien las ventas a domicilio han logrado compensar una parte de las pérdidas, el turismo (hotelería, restaurantes, entre otros) no ha corrido la misma suerte y se ubica entre los rubros más azotados desde la crisis social que estalló el pasado octubre.

Frente a este escenario, Pérez recordó que el gobierno "fue muy rápido en avanzar en medidas económicas ante el shock de la COVID-19", dado que el primer caso de la enfermedad fue confirmado en Chile el 3 de marzo y el día 19 de ese mes fue anunciado el mayor plan económico con fondos por US$12.105 millones.

Se trató con esto de garantizar el acceso oportuno a la salud, además de apoyar a lo hogares con bonos y préstamos, subsidiar el empleo, postergar el pago de impuestos y dar continuidad al aparato productivo y a las pymes, lo que habría aplacado los efectos de la pandemia en la minería, por ejemplo, el principal rubro exportador chileno.

"El sector minero tuvo variación anual positiva. Ha logrado un desempeño favorable pese a las medidas de contención sanitaria. Esto ha tenido diferencias en cuanto a la región que ha decidido apagar el aparato productivo, mientras que acá algunas empresas se han logrado ajustar atenuando este impacto", indicó la autoridad.

Durante el primer semestre las importaciones dieron cuenta de la menor demanda interna, con un retroceso de 18,5%, mientras que las exportaciones sufrieron una variación negativa interanual de 9,9%, con un monto de US$34.070,9 millones recaudados, informó anteriormente el Servicio Nacional de Aduanas.

Al respecto, Pérez apuntó que los envíos al exterior han mostrado "cierta resiliencia. Chile se ha visto beneficiado de la diversificación de sus productos y socios comerciales en el tiempo, de hecho, si se mira el envío de dólares FOB a China, hay un alza de los bienes exportados a ese país, de materias primas, como cobre, además de harina de pescado, celulosa".

Por otra parte y ante las acciones "insuficientes" del gobierno para cubrir las deudas y gastos de las familias chilenas, de acuerdo con los reclamos de varios gremios, el Parlamento respaldó el retiro anticipado y transversal del 10 por ciento de los fondos de pensión de cotización individual, un proyecto de ley contrario a los planes que tenía el presidente Sebastián Piñera, con un costo equivalente a US$20.000 millones para las administradoras privadas.

Los expertos del mercado comentaron que esto traería mejores perspectivas para el consumo y una inyección de capital circulante, y podría reducir la caída del PIB en hasta 3 puntos. Sin embargo, Pérez aseguró que dependerá de la temporalidad, la cantidad retirada de los fondos de ahorro previsional y el uso que darán las personas a estos recursos.

Por el lado de las inversiones, enfatizó que podrían ser "un catalizador potente" para el repunte económico post pandemia, por lo que buscan terminar con la burocracia administrativa para fomentarla en el ámbito público, privado e internacional en el corto plazo.

Finalmente, mencionó que el espacio fiscal propuesto en coordinación con el Banco Central para utilizar en los próximos años es "adecuado", no obstante instó a cuidar las arcas públicas y a recuperar las reservas, "porque quién sabe cuál será la magnitud, la persistencia de los shocks que puedan existir hacia adelante".