Santiago. Si bien el masivo terremoto que remeció a Chile a fines de febrero reducirá en varios puntos porcentuales el crecimiento del primer y segundo trimestres, las iniciativas de reconstrucción contribuirán a una sólida demanda este año y el próximo.

Según el titular del Banco Central, José de Gregorio, es precisamente esa demanda lo que permitirá un aporte de un punto al Producto Interno Bruto (PIB) de este año.

El terremoto de 8,8 grados de magnitud y el posterior maremoto que remecieron a Chile el 27 de febrero, dejaron un saldo estimado de US$30.000 millones en daños.

De Gregorio, señaló que sigue optimista en cuanto a que la economía crecerá a un sólido ritmo pese al terremoto y que la política monetaria continuará siendo expansiva.