El ministro chileno de Hacienda, Alberto Arenas, estimó este martes que la economía del país crecerá este año 2,1 %, por debajo de la proyección de 3,4 % que había establecido en mayo pasado, pero en línea con la previsión del Fondo Monetario Internacional (2,0 %) difundida este martes.

Al dar a conocer el Estado de la Hacienda Pública ante el Congreso, Arenas atribuyó la desaceleración de la economía, principalmente, a factores externos como el menor crecimiento de China que ha impactado los precios de las materias primas, como el cobre, la principal exportación de Chile.

También remarcó la influencia del retiro del estímulo monetario en Estados Unidos, que desde el segundo semestre del año pasado ha provocado una salida de capitales desde las economías emergentes.

Agregó que a ello se suman factores internos como "los altos costos de la energía, la baja en la productividad y la potencial incertidumbre que pudo haber generado el debate de la reforma tributaria", una norma recientemente promulgada que eleva progresivamente los impuestos de las empresas de 20 a 27%.

La economía chilena transita por una fase de desaceleración desde mediados de 2013 que se ha acentuado este año y que ha llevado a que el crecimiento en los primeros ochos meses del año se sitúe sólo en 1,8 %.

No obstante, Arenas señaló que la economía tendrá un crecimiento mayor en 2015, el que estimó en torno al 3,6 %, lo que se explicaría por un mejor escenario internacional, la política monetaria expansiva del Banco Central que ha reducido sucesivamente la tasa de interés y por el impulso del mayor gasto fiscal que el próximo año aumentaría 9,8 %.

"Para el año 2015 se proyecta un crecimiento superior de lo que va a ocurrir el año 2014. Y todos nuestros pronósticos están en el año 2016 creciendo en la economía a su nivel de tendencia", estimado en torno a 4,0 %, anticipó.

El ministro también destacó el apoyo que dará el programa de reforzamiento de la inversión pública por US$500 millones para el último cuatrimestre de este año, anunciado recientemente por la presidenta Michelle Bachelet.

De hecho Arenas sostuvo que la diferencia entre la proyección de crecimiento para el próximo año del Gobierno (3,6 %) y la estimación del FMI (3,3 %), se debe a que esta último considera información hasta agosto, por lo que no incluye el impacto del programa de reforzamiento de la inversión pública que crecerá un 27,5 %.

El ministro reiteró el compromiso de ejecutar la totalidad del presupuesto fiscal de 2014, que entre enero y agosto suma un avance de 61,4 %.

Además comprometió la ejecución completa del presupuesto público planteado para el 2015, con un fuerte sello expansivo, el que se encuentra actualmente en trámite en el Congreso y debe ser aprobado antes del 30 de noviembre.

"Tenemos la total convicción de que nosotros vamos a ejecutar el ciento por ciento del (presupuesto) 2014 y efectivamente esa es la misma meta que nos estamos colocando con el presupuesto del año 2015", aseveró.