La Cámara de Diputados de Chile dio luz verde al proyecto de reforma tributaria del gobierno, pasando ahora la iniciativa a su segundo trámite en el Senado, donde el ejecutivo retiró la discusión inmediata, acordando la sala que debatirá el tema el martes 28 de agosto.

La idea de legislar se aprobó en la Cámara por 63 votos a favor, 35 en contra y 18 abstenciones, votación en la que estuvieron los votos de la Alianza por Chile, algunos independientes y PRI, y tres PPD, cuestión que fue criticada duramente por sus pares del bloque opositor.

El proyecto "simplificado" por el gobierno, que logró acuerdo previo con independientes, perfecciona la legislación tributaria y financia la reforma educacional, aportando –de acuerdo a los cálculos del Ejecutivo- unos US$1.000 millones.

Los diputados aprobaron el contenido total de la propuesta del ejecutivo, y también una indicación parlamentaria para que las corredoras que administran fondos de inversión privados paguen tributos, cuestión para la cual se presentó una reserva de constitucionalidad.

Gobierno. El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, valoró este trámite como “un paso muy importante”, destacando que se trata de una propuesta equilibrada, en tanto “estamos pidiendo un sacrificio mayor a las empresas, pero con rebajas para las personas y para las Pymes”.

Ante el trámite que se viene en el Senado, sostuvo que será “una etapa que vamos a abordar con el mismo espíritu de diálogo y apertura que hemos abordado esta etapa”, recalcando que en todo caso “necesitamos tener resuelto este tema antes de entrar en la discusión del Presupuesto de la Nación, el 30 de septiembre”.

Respecto a la indicación parlamentaria sobre fondos de inversión privada, manifestó que “la consideramos completamente inadmisible, porque entra en materias que redefinen materias tributarias que son de exclusiva iniciativa del presidente de la República”.

Oposición. Desde la oposición hubo críticas al proyecto por el nivel de recaudación, que consideran escaso, y porque las rebajas, aún con el cambio hecho por el gobierno, seguirían beneficiando a sectores de altos ingresos.

También fue tema de debate en el conglomerado opositor el voto favorable de los diputados PPD Pepe Auth, Cristián Campos y Joaquín Tuma.

Para Pablo Lorenzini (DC) “resultó el trabajo del ministro Cristián Larroulet, el encerrarse en las oficinas de los lados mientras discutíamos tuvo sus efectos”, señalando que en la Concertación “teníamos una decisión común que no se está cumpliendo y al final cada uno vota lo que quiere, lo que le conviene en lo personal o yo no sé si hay algún tipo de favores desde el Ejecutivo”.

Pepe Auth explicó que votó a favor de la idea de legislar “porque me parece inconsistente que si hemos demandado la discusión de tributos durante años, cuando el gobierno envía un proyecto -por modesto que sea- queramos cancelar esa discusión”.

Recalcó que “para votar a favor las alzas y en contra de las rebajas hay que aprobar la idea de legislar, porque si no, no se discute ni sobre alzas ni sobre rebajas”.