Santiago. El índice de precios al consumidor (IPC) de Chile, que ahora considera una medición a nivel nacional, registró un alza de 0,5% en enero en comparación a diciembre, informó este lunes el gubernamental Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El incremento se explica principalmente debido a los mayores costos de los créditos luego que se terminara una exención tributaria que abarataba los préstamos en 2009.

El indicador de enero marca el debut de un IPC modernizado, que ahora incluye precios de todo el país en contraste con el índice previo, que sólo consideraba los precios de la Región Metropolitana de Santiago.

Chile, como parte de su proceso de incorporación a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), modernizó su IPC y otros sondeos, como la Encuesta de Presupuestos Familiares, a fin de cumplir con los estándares de la entidad.

El resultado de enero fue superior a la mediana de las estimaciones alcanzada en un sondeo de Dow Jones Newswires a ocho economistas, que apuntaba a un alza de 0,1%. Las estimaciones oscilaban entre cero variación y un incremento de 0,3%.

Dado que el IPC ahora tiene una nueva base de comparación, el INE no entregó una cifra para la inflación a 12 meses.

El incremento de enero "se debió casi en su totalidad a la variación de 45,2% anotada por el producto gasto financiero" asociado a contraer créditos, dijo el INE.

En enero de 2009, como parte de un paquete de estímulo fiscal de US$4.000 millones para estimular el estancado crecimiento del crédito, el gobierno redujo temporalmente el impuesto de timbre y estampillas aplicado a los préstamos.

Esta exención tributaria concluyó el 31 de diciembre, lo que elevó los costos de los créditos, según analistas.