Ginebra, Suiza. Chile conserva el liderazgo como la economía más competitiva de América Latina y del Caribe, obteniendo el puesto 31° y seguido de Puerto Rico (35°), Barbados (42°) y Panamá (49°), de acuerdo al ránking del Informe de Competitividad Global 2011-2012, publicado por el World Economic Forum.

Las dos economías regionales más grandes mejoran
su competitividad: Brasil (53°) gracias a un entorno empresarial sofisticado y un extenso mercado interno; y México (58°) gracias a sólidas políticas macroeconómicas.

Los países de la región deberán centrarse cada vez más en abordar el desafío de la innovación a medida que sus economías continúan creciendo y avanzan hacia mayores cuotas de desarrollo.

El deterioro de las condiciones de seguridad afecta la
competitividad de América Central al aumentar el costo de hacer negocios.

La tabla en América cuenta con la siguientes posiciones:

658

La tabla también contempla a Venezuela (124°) y Haití (141°), que cierran las posiciones a nivel continental en el penúltimo y último puesto, respectivamente.

Primer puesto. Suiza ocupa el primer puesto de los rankings globales, mientras que Singapur le gana el segundo puesto a Suecia. Los países de las regiones norte y oeste de Europa dominan los 10 primeros puestos: Suecia ocupa el tercer puesto, Finlandia el 4°, Alemania el 6°, Países Bajos 7°, Dinamarca el 8° y Reino Unido el 10°.

656

Japón, que ocupa el 9° puesto, sigue siendo la segunda economía asiática, a pesar de haber caído tres lugares desde el año pasado.

Estados Unidos continúa su tendencia descendente por tercer año consecutivo, y cae un lugar más hasta alcanzar el puesto 5°. Además de las vulnerabilidades macroeconómicas, que siguen aumentando, algunos aspectos del desarrollo institucional de Estados Unidos siguen generando preocupación entre los líderes empresariales, especialmente, en lo que respecta a la poca confianza en los políticos y a las preocupaciones por la ineficiencia del gobierno.

Como dato positivo, los bancos e instituciones financieras se están recuperando por primera vez desde la crisis financiera y se los considera algo más sólidos y eficientes.

Alemania mantiene una posición sólida en la Eurozona a pesar de descender una posición para ubicarse en el sexto lugar, mientras que Países Bajos (7°) mejora una posición en los rankings, Francia cae tres lugares hasta alcanzar el 18° y Grecia, en el 90° continúa su tendencia descendente.

Las reformas para la mejora de la competitividad tendrán un rol clave en la revitalización del crecimiento en la región y hacer frente a los desafíos centrales: la consolidación fiscal y el persistente desempleo.

Los resultados muestran que, mientras la competitividad de las economías avanzadas se ha estancado en los últimos siete años, en muchos mercados emergentes ha mejorado, lo que ha permitido un crecimiento más estable y refleja la transición de la actividad económica de las economías avanzadas a las emergentes.

Si desea conocer mayores detalles del reporte y un completo perfil de las 142 economías participantes en el estudio, puede acceder al informe de World Economic Forum.