Nueva York. Chile planea recaudar este año US$1.500 millones en los mercados internacionales de capital con la venta de dos bonos a 10 años para financiar parte de la reconstrucción posterior al terremoto, anunció este viernes su ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

La emisión, que incluirá una inédita colocación de US$500 millones en bonos denominados en pesos, marca un cambio en la estrategia de Chile para acceder a los mercados de capital tras el devastador terremoto del 27 de febrero.

Se trata de la primera emisión de deuda chilena desde 2004, destacó el ministro de Hacienda, en una conferencia de prensa en Nueva York.

"Antes dimos una sola inyección y dejamos el mercado. Ahora además estamos haciendo un compromiso al mercado de que volveremos", enfatizó Larraín.

Aunque no entregó plazos para la emisión,  el responsable de las finanzas chilenas insistió en que la operación se llevará a cabo en el transcurso de 2010.

Las autoridades chilenas se encuentran gestionando la contratación del banco que estará a cargo de la emisión de los dos bonos.

Según Larraín, citado por la edición electrónica del diario local El Mercurio, ya se han recibido ofertas de varias entidades para asesorar al gobierno.

El país planea colocar US$1.000 millones en un bono global denominado en dólares y US$500 millones en un instrumento denominado en pesos, agregó el ministro.

El gobierno chileno ha estimado que el terremoto del pasado 27 de febrero provocó pérdidas por US$30 mil millones, equivalentes al 18% del PIB.

El presidente Sebastián Piñera anunció la semana pasada un paquete para financiar la reconstrucción, que considera un alza transitoria de los impuestos a las  grandes empresas y cambios en el royalty que se le aplica a la minería.