Los contribuyentes han pagado $69.298 millones (más de US$141 millones)  adicionales al fisco por el impuesto específico a los combustibles en los primeros cinco meses de este año, donde se registran ingresos tributarios de $472.451 millones (más de US$963 millones), comparado con los $403.153 millones anotados en mayo del 2011, informó el Servicio de Impuestos Internos (SII).

La cifra refleja el constante incremento que registró el precio de los combustibles durante la primera parte del año, cuando el valor de las bencinas se empinó sobre los $800 por litro. El aumento de 17,2% de los ingresos fiscales respondió también al impuesto al petróleo diesel importado, indicó el SII.

Afectados. De acuerdo a los Automovilistas Unidos de Chile (AUCH), si se elimina el impuesto específico, se ahorrarían unos $200 por litro. Además, plantean que se termine con algunas exenciones tributarias que les permiten a las grandes empresas pagar menos por el uso de los combustibles, lo que consideran injusto para la graqn mayoría de los usuarios.

Juan Araya, presidente de la Confederación de Dueños de Camiones, señala que el tributo representa el 42% del precio final de las bencinas, lo que posiciona al mercado local como uno de los más caros en el mundo, lo que perjudica a la pequeña empresa.

Muy caro. “Pagar $230 pesos más IVA, es decir, casi $350, más del valor de las bencinas, es insólito. Nuestro combustible es más caro que en Estados Unidos donde se pagan 3 dólares por galón, o sea casi 4 litros y aquí los ingresos no son los mismos que allá”.

El impuesto específico corresponde al cobro de 1,5 UTM para el diesel y 6 UTM para gasolina automotriz por cada metro cúbico (mil litros). Es decir, por cada litro que se usa en un automóvil particular, se paga cerca de 30% de impuesto, que se destina a la caja fiscal.

*Lea además en Nacion.cl: Gobierno entrega a privados 650 mil clientes en salud.