Santiago. Una profunda y persistente desigualdad reflejaron los resultados de una encuesta sobre ingresos aplicada a los hogares chilenos, cuyos resultados preliminares ya reflejaron la hace unas semanas el primer aumento de la pobreza en más de 20 años.  

Según la encuesta de Caracterización Socioeconómica (Casen), que se aplica trianualmente en el país sudamericano, la brecha entre los hogares más ricos y los más carenciados se incrementó entre 2006 y 2009, durante el gobierno de la socialista Michelle Bachelet.   

El informe, presentado por el ministro de Planificación, Felipe Kast, reveló que el ingreso autónomo promedio de los chilenos es de $733.945 (US$1.394), cifra que se eleva a 752.783 (US$1.430) si se consideran los subsidios y transferencias estatales (ingreso monetario).

El estudio también reveló que estudio, reveló que el 10% de chilenos con mayores recursos obtiene ingresos monetarios 25,9 veces superiores a los del 10% más carenciado del país.

Es decir, mientras el ingreso monetario promedio de los hogares de mayores recursos es de $2.953.920 (US$5.612), en el caso de los chilenos más pobres sólo llega a $114.005 (US$216).

Si sólo se considera el ingreso autónomo –sin transferencias públicas- la brecha se eleva a 46,2 veces, ya que el decil más rico gana $2.951.815 (US$5.608) frente a los $63.891 (US$121) del 10% de menores recursos.

El gobierno del centroderechista Sebastián Piñera -una de las mayores fortunas del país- llamó la atención porque el ingreso monetario avanzó sólo 1% en los hogares de menores recursos, mientras que en el decil de más recursos creció 9%.

Los chilenos del 10% más rico obtienen ingresos mensuales por US$5.612 frente a los US$216 del 10% más carenciado.

La cifra representa un fuerte retroceso respecto al resultado de 2006, cuando la brecha entre los chilenos de mayores recursos era de 31,3 veces sin considerar subsidios estatales y de 23,9 veces teniendo en cuenta las transferencias monetarias.

La misma encuesta reveló hace un par de semanas que la pobreza en Chile había aumentado por primera vez en 20 años, al pasar de 13,7% en 2006 a 15,1% en 2009, un alza que fue atribuida a la crisis financiera internacional.

Un estudio del PNUD reveló recientemente  que si la desigualdad se considerara en el Índice de Desarrollo Humano afectaría el desempeño de varios países de América Latina, entre ellos Chile, que lidera la medición a nivel regional.

Concentración. El estudio también estableció una fuerte concentración de los ingresos.  Mientras el 20% más rico del país obtenía 54,5% de los ingresos monetarios, el 20% de los más pobres sólo se quedaba con 4,6%.  

El resultado es prácticamente similar a los de 2006, cuando el 20% más rico obtenía el 54% de los ingresos monetarios frente al 4,7%.

Sin embargo, si se excluyen los subsidios y transferencias públicas, el 20% más rico obtiene 55,8% de los ingresos (54,6% en 2006), frente al 36% de los de menores ingresos (4,1%).

La encuesta Casen fue aplicada entre noviembre y diciembre de 2009 a 71.460 hogares del país.

El sondeo tiene un error muestral total de 0,36% a nivel país, considerando máxima varianza y un nivel de confianza del 95%.