Pekín. China apuntará a un déficit de presupuesto de 900.000 millones de yuanes (US$137.000 millones) este año, un 2,0% del PIB, dijo el ministerio de Finanzas el sábado, con el fin de seguir reduciendo el resultado negativo aún cuando aumente el gasto social.

El déficit presupuestado para este año se compara con la brecha actual de 1 billón de yuanes (US$151.919 millones) en 2010, que representó 2,5% del Producto Interno Bruto. En el 2009, el déficit fue de 2,8% del PIB, dado que Pekín impulsó el crecimiento de la economía mediante gasto fiscal.

El ministerio había reportado originalmente un déficit de cerca de 650.000 millones de yuanes (US$99.000 millones) para 2010, muy por debajo de su meta original de 1,05 billones de yuanes (US$152.679 millones), pero las contribuciones al fondo de estabilización del presupuesto y el adelanto de gastos de algunos gobiernos locales para 2011 le permitió acercarse a la meta original.

En su presupuesto 2011, develado en la apertura de la sesión anual del Parlamento, el ministerio de Finanzas dijo que el gobierno central y los gobiernos locales de China trabajarían en conjunto por un aumento del ingreso de 8,0% y por una suba en el gasto de 11,9%, ambos menores que en 2010.

El año pasado, los ingresos aumentaron 21,3% y los gastos subieron 17,4%, dijo el ministerio, superando las metas originales de 8% y 11,4%, respectivamente.

El ingreso fiscal ha crecido rápidamente en los últimos años durante el florecimiento de la economía y las autoridades han intensificado esfuerzos para recaudar impuestos.

El ministerio quiere que su IVA doméstico suba 11% este año a 2,3 billones de yuanes (US$349.414 millones), y se espera que los gravámenes a la propiedad produzcan 11% más que el año anterior. Por su parte, los impuestos por recursos subirían 22%.

Por el lado del gasto, el ministerio planea incrementar los desembolsos en educación, seguridad social y empleo en 14%, mientras que el gasto en viviendas para personas de bajos recursos subirá 35%.

El gasto en policía y en seguridad doméstica también tocará nuevos máximos, con un desembolso planeado en "seguridad pública" que llegaría a 624.000 millones de yuanes (US$94.797 millones), 23.000 millones de yuanes (US$3.494 millones) más que el presupuesto de defensa.

Aunque se ve a las finanzas del gobierno central en buena forma, los gobiernos provinciales y otras autoridades locales podrían seguir sufriendo dificultades para recaudar el dinero que querrían destinar a la ayuda para el crecimiento económico local, según analistas.

El ministerio de Finanzas dijo que planificaba vender 200.000 millones de yuanes (US$30.383 millones) en deuda de sus gobiernos locales este año, la misma cantidad que en 2010.

Analistas agregan que, al mismo tiempo, los gobiernos locales podrían verse afectados en los impuestos por la venta de derechos de uso de la tierra, que componen una gran porción de sus ingresos, dado que las autoridades tratan de enfriar el mercado de propiedades mediante límites en la compra para propósitos de inversión.

Eso a su vez podría llevar a las autoridades locales a recaudar más fondos por medio de vehículos de financiamiento, mediante los cuales han aumentado cantidades significativas de deuda, lo que según algunos expertos arriesga provocar una montaña de incumplimientos de deuda más adelante.

"(La cifra de) 200.000 millones de yuanes (US$30.383 millones) en deuda de Gobiernos locales es una suma relativamente moderada", dijo un analista en una gran firma de inversión en Pekín.

"Si dependiera de los Gobiernos locales, esa cifra sería más alta, porque enfrentan más presión que el gobierno central", añadió.