El gobierno de China dijo este miércoles que incrementará su apoyo a las pequeñas empresas mediante la expansión de sus exenciones tributarias, en la última medida destinada a alentar la economía en desaceleración y a crear más empleos.

Desde el 1 de octubre hasta fines del 2017, a las pequeñas firmas con ingresos anuales de 300.000 yuanes (US$46.907) o menos se les permitirá pagar la mitad de sus impuestos totales, dijo el gabinete de gobierno.

Actualmente, las compañías con ingresos anuales de 200.000 yuanes o menos están sujetas a esas exenciones fiscales.

La política fiscal preferencial para las empresas pequeñas con ventas mensuales de entre 20.000 y 30.000 yuanes será extendida hasta fines del 2017, añadió el Gabinete.