Pekín. China está dispuesta a ayudar a resolver la crisis europea, dijo este martes su primer ministro, quien sin embargo no dio detalles de cómo lo haría, un día después de que un alto funcionario rechazó el llamado de la canciller alemana Angela Merkel para que Pekín compre bonos europeos.

En una cumbre entre China y la Unión Europea, que estaba prevista para fines del año pasado pero que fue pospuesta para dar tiempo a los líderes europeos para que encuentren una solución a la crisis, el primer ministro Wen Jiabao reiteró sus palabras de apoyo a la zona euro.

"China está lista para incrementar su participación en la solución de los problemas de deuda europeos. Estamos dispuestos a mantener una comunicación y una cooperación cercanas con la UE", afirmó Wen.

En el mismo evento en el que participaron el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, Wen sostuvo: "Nosotros igualamos nuestras palabras con acciones".

Sin embargo, sus declaraciones públicas hasta ahora han evitado comprometer fondos para rescatar a gobiernos de la zona euro o comprar miles de millones de euros en bonos europeos.

Este lunes, el responsable del fondo soberano de riqueza de China dijo que Merkel había pedido que el fondo y otros inversores de largo plazo compraran bonos europeos durante una visita que realizó este mes a Pekín. El funcionario sostuvo que esas inversiones eran "difíciles" para los inversores a largo plazo.

Van Rompuy, en línea con los esfuerzos de la zona euro por conseguir ayuda financiera de China, dijo el martes: "Los inversores en Europa pueden tener garantías de que no solamente pasamos una curva difícil, sino que hemos dado vuelta la esquina".

El Parlamento griego aprobó el domingo un fuerte ajuste económico para poder conseguir un nuevo rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional y evitar así una moratoria de su deuda.

Este martes, Atenas luchaba por explicar cómo recortará unos 325 millones de euros que le exigen sus prestamistas.

Van Rompuy reiteró que los fundamentos económicos de la zona euro eran sólidos, pero reconoció que se necesitaba hacer más para asegurar la recuperación. "Reconocemos que la estabilidad financiera es una condición necesaria pero no suficiente para la recuperación económica. Debemos hacer más, en particular con el crecimiento económico y el desempleo", expresó.