Pekín. China podría desplegar una serie de políticas para evitar el dinero caliente, dijo un ejecutivo del banco central citado por un periódico el fin de semana, en medio de preocupaciones de que las políticas estadounidenses generen flujos de capital poco gratos hacia China.

Ma Delun, vicegobernador del Banco del Pueblo de China (PBOC, por su sigla en inglés), dijo que ese tipo de políticas podrían incluir ajustes en el requerimiento de reservas, administrar posiciones de cambios de divisas y operaciones de mercado abierto, ampliando declaraciones previas del gobernador del PBOC.

"El 'pozo' mencionado por el gobernador Zhou Xiaochuan no se refiere a un mercado específico, sino a una gama de políticas", dijo Ma, citado el sábado por el Shanghai Securities News.

A inicios de este mes, Zhou dijo que los controles actuales de cambio de divisas en China podrían evitar flujos irregulares de capitales y propuso establecer un "pozo" que ayude a encerrar y liberar capital cuando sea necesario.

Con Estados Unidos debilitando el dólar con una segunda ronda de facilitaciones cuantitativas, se elevan los temores de que gran parte de ese dinero pueda terminar en el exterior, presionando a países como China para encontrar formas de rechazar flujos de capital no deseados.

Ma también dijo que la tasa de inflación, que llegó a un alza inédita en 25 meses durante octubre, estaba dentro de las expectativas y que el banco central mejoraría el foco de su política monetaria en el futuro para mantener la inflación a raya.

El PBOC lanzó nuevas medidas restrictivas esta semana contra la excesiva liquidez, incluyendo un aumento en la proporción de reservas para todos los bancos, además de un alza punitiva para algunos bancos.

Ma indicó que el aumento en las reservas solicitadas pretendía reducir el flujo de dinero a la economía real.

China debe continuar sus esfuerzos por reformar el tipo de cambio y permitirle a las empresas adaptarse mediante una reforma gradual, agregó.

El sostenido ascenso del yuan tomó impulso recientemente, cuando China aumentó la restricción monetaria para combatir los flujos de capital hacia adentro, El viernes, el indicador del yuan contra el dólar había subido cerca del 2,85% desde su liberación a mediados de junio.