Beijing. El gobierno chino está considerando una reforma en el sistema de tributación sobre el ingreso individual para este año, confirmó hoy domingo el ministro de Hacienda, Lou Jiwei.

China recaudó 443.000 millones de yuanes (71.000 millones de dólares) procedente de los impuestos de ingreso individual en 2014, un 3,2 por ciento más que la estimación presupuestaria, indicó Lou durante su informe sobre la contabilidad final de 2014 ante los legisladores nacionales.

El titular de Hacienda atribuyó la superación al crecimiento de los ingresos urbanos a un ritmo mayor que lo esperado.

La población tienen altas expectativas por la reforma del sistema actual, sobre todo en el umbral de exención fiscal fijado en 3.000 yuanes (564 dólares) per cápita por mes. Algunos ciudadanos han argumentado que el umbral debe elevarse a los 10.000 yuanes para distribuir la riqueza de manera más justa.

Lou sostuvo que la reforma del impuesto sobres ingresos no sólo se trata del umbral, sino que también ha de tomarse en consideración el panorama de ingresos y gastos, tales como los costos de las hipotecas.

De los 18 impuestos cobrados en China, sólo tres (el impuesto sobre la renta individual, el sobre ingresos empresariales y el sobre vehículos) se recaudan a través de la legislación, mientras que los demás se imponen a través de regulaciones formales o provisionales del Consejo de Estado, el gabinete del país