Pekín. La economía china crecerá 7,2% durante 2015, según las previsiones del Banco de Comunicaciones, que espera que la buena marcha estadounidense compense las incertidumbres en el terreno doméstico.

El banco, uno de los mayores de China, espera que la consolidación del crecimiento en Estados Unidos permita que las exportaciones chinas aumenten un 7% durante este año.

Además, el informe de la entidad, divulgado por la agencia oficial Xinhua, apunta a que se espera un efecto positivo de la agenda de reformas económicas del Gobierno central.

Todo ello ayudará a capear el peor panorama interno, dibujado por el descenso de la inversión, la debilidad de la demanda, el exceso de capacidad industrial o la ralentización del sector inmobiliario.

El crecimiento del producto interior bruto (PIB) debería alcanzar un 7,2%, ligeramente inferior al "entorno del 7,5%" que el Gobierno de Pekín se marcó como objetivo para 2014, y cuyas cifras se conocerán el próximo día 20.

La entidad espera que el Banco Popular de China (central) anuncie durante este ejercicio ligeros recortes de los tipos de interés y de los requerimientos de capital de los bancos, con el fin de dinamizar la economía y apoyar a las entidades financieras.