Pekin. El crecimiento del suministro de dinero en China se desaceleró a un mínimo en 30 años durante mayo y los bancos extendieron menos préstamos nuevos que lo previsto en respuesta a los ajustes a la política monetaria.

Sin embargo, la inflación llevaría a que el gobierno siga aplicando medidas para frenar el crédito.

Aunque hay señales de que el crecimiento en la segunda mayor economía mundial se está desacelerando levemente, analistas dijeron que controlar las presiones inflacionarias sigue siendo una prioridad de Pekín, especialmente porque no se ve la posibilidad de una desaceleración brusca por el momento.

"Seguimos viendo un alza adicional en las tasas de interés durante junio y creemos que es demasiado pronto para relajar la política", dijo Jian Chang de Barclays Capital en Hong Kong, aunque hizo notar que existe la posibilidad de que un incremento podría ser aplazado hasta julio.

El momento en que ésto ocurra podría depender de datos de inflación durante mayo que serán reportados el martes.

Analistas consultados por Reuters pronosticaron que la inflación anual habría subido el mes pasado a un 5,4%, su máximo en más de 30 meses, y un investigador de Gobierno dijo en comentarios reportados el domingo que esta podría acelerarse a más de un 6% en junio.

Los inversores están evaluando los datos provenientes de China y su posición política aún más que lo usual en medio de señales de una desaceleración global.

Los bancos chinos extendieron el equivalente a 551.600 millones de yuanes (US$85.100 millones) en préstamos en moneda local durante mayo, mostraron datos del banco central, por debajo de la previsión del mercado de 610.000 millones de yuanes.

El crecimiento anual de la medición amplia M2 de suministro de dinero en China se ralentizó a un 15,1% en mayo, un mínimo en 30 meses, mientras que los préstamos sin pagar en yuanes al concluir el mes subieron un 17,1% desde el mismo período un año atrás.

La mediana prevista por los economistas era de un alza de un 15,4% en el M2 y de un aumento de un 17,1% en los préstamos pendientes de pago.