Tianjin, China. China sigue en camino para cumplir la meta de crecimiento económico de este año y si fuera necesario el gobierno podría usar un fondo de estabilidad fiscal de 100.000 millones de yuanes para impulsar el crecimiento, dijo el martes el primer ministro Wen Jiabao.

Wen, hablando en un encuentro del Foro Económico Mundial en la ciudad portuaria de Tianjin, en el este de China, dijo que confía en mantener a la economía en el camino del crecimiento constante y relativamente veloz, pese a datos económicos divulgados por Pekín en los últimos días que no lograron impresionar.

"La tendencia de desarrollo económico de China es buena, el crecimiento económico continúa dentro del rango de metas establecido a comienzos de año y la economía se está estabilizando", declaró Wen.

El primer ministro agregó que si fuera necesario, el gobierno central recurrirá a un fondo especial de estabilización para apoyar a la actividad económica.

"Hay alrededor de 100.000 millones de yuanes remanentes en el fondo de estabilización hasta este año", afirmó Wen.

China estableció una meta de crecimiento económico de un 7,5% para el 2012, pero algunos analistas temen que ese objetivo no se cumpla en la medida en que una desaceleración global reduce la actividad en la segunda mayor economía mundial.

El crecimiento en China se ha desacelerado durante seis trimestres sucesivos y algunos inversores temen que pueda caer por séptima vez en el tercer trimestre, pese a los "ajustes" a las políticas económicas que comenzaron en noviembre del 2011.

Dos recortes de la tasa de interés, la liberación de un estimado de 1,2 billones de yuanes (US$190.000 millones) para nuevos préstamos mediante la reducción del encaje bancario y una serie de ajustes tributarios han fracasado a la hora de detener la desaceleración.

Las fábricas chinas registran su tasa de expansión más lenta desde mayo del 2009.

Paquete de estímulo. Sondeos de gerentes de compras en el sector manufacturero mostraron este mes crecientes preocupaciones sobre los nuevos negocios, lo que sugiere que las fábricas reducirán inventarios aún más antes de volver a producir más.

China dijo la semana pasada que aprobó proyectos de infraestructura por más de US$150.000 millones. Eso tiene lugar junto con el alivio monetario y fiscal realizado desde el año pasado.

Pero algunos economistas temen que eso será insuficiente para impedir que el crecimiento caiga por debajo de la meta oficial del 2012.

El último paquete de estímulo oficial declarado por China fue un plan de gastos de 4 billones de yuanes (US$635.000 millones) divulgado en el 2008, cuando el comercio global se paralizó y al menos 20 millones de trabajadores chinos perdieron su empleo en meses mientras la crisis financiera se propagaba por el mundo.

Wen dijo que todas las iniciativas adoptadas por el Gobierno en lo que va del año están dentro de los gastos presupuestarios y que Pekín tiene un superávit fiscal de alrededor de 1 billón de yuanes en el año hasta la fecha.

Los comentarios de Wen se conocen después de que el presidente chino Hu Jintao advirtiera el fin de semana que la economía global está afectada por "factores desestabilizadores e incertidumbres" y que aún falta mucho para que acabe la crisis financiera de 2008/09.

Hu prometió que China hará todo lo posible para alentar la recuperación mundial, reajustando su economía.