Shangai. China se prepara para eliminar o reducir los reembolsos impositivos a las exportaciones de algunas de las industrias que consumen gran cantidad de energía y producen altos niveles de polución, reportó este lunes un diario local, citando fuentes no identificadas.

Una decisión de este tipo sería la segunda que Pekín anuncia desde que se desencadenó la crisis financiera global en el 2008 y representaría un segundo golpe para los exportadores, que ya enfrentan la posibilidad de un yuan apreciado.

El aumento en las presiones sobre los exportadores podría acelerar su consolidación.

Pero por otra parte, analistas dijeron que la medida puede tener un impacto alcista en los precios de algunas materias primas, como el acero, que por largo tiempo ha sufrido por temas de sobrecapacidad y márgenes en declive.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Comercio están revisando los reembolsos impositivos en una lista de bienes de varios sectores informó el Economic Information Daily, administrado por la agencia oficial de noticias Xinhua.

Entre los bienes considerados se encuentran el caucho, metales no ferrosos, acero y materiales de construcción, y los organismos aún no deciden la reducción impositiva final.

"La reducción general no sería drástica, pero los bienes en el sector del acero, los materiales de construcción y de aditivos verán mayores recortes en reembolsos comparados con otras industrias", dijo una fuente no identificada con conocimiento del proceso, según una cita divulgada.

Cualquier decisión que eleve los costos de los productores tendría un impacto considerable en momentos en que las firmas ya luchan contra un yuan fortalecido, explicó Judy Zhu, una analista con sede en Shanghái de Standard Chartered.

Varios analistas creen que el yuan podría apreciarse entre un 5% y un 6% este año.

"Lo que veríamos sería una fuerte aceleración en las exportaciones en las próximas semanas o meses debido a que los productores se apresurarán por vender sus bienes antes de que la nueva regulación entre en vigencia", dijo Zhu.

"También, creo que este sería el comienzo de una serie de reformas a los reembolsos impositivos en momentos en que China busca reestructurar su economía para reducir la polución y sobrecapacidad", agregó.