Lisboa. China espera que la cumbre de esta semana del Grupo de los 20 en Seúl ayude a promover la recuperación de la economía global y profundice las reformas de los sistemas financieros globales, dijo este domingo el ministro de Comercio de China, Chen Deming.

"Esperamos que el G-20 pueda jugar un gran rol en la promoción de reformas monetarias globales y ayude a la economía global a tener un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado", dijo Chen a Reuters durante la visita de Estado a Portugal del presidente chino, Hu Jintao.

El superávit comercial de China en el 2011 "será manejable", aunque el comercio exterior del país aún enfrenta incertidumbres globales, dijo Chen.

"Creo que el comercio exterior de China continuará creciendo el año próximo, pero el crecimiento no será tan fuerte", agregó.

Funcionarios comerciales chinos han previsto que el superávit comercial en el 2010 podría caer a 180.000 millones de dólares este año desde los 196.000 millones de dólares en 2009.

Preocupaciones por desequilibrios comerciales mundiales, principalmente los enormes superávit comerciales de China con naciones occidentales y la amenaza de una "guerra de divisas", encabezarán la agenda de la reunión de líderes del G-20 el 11 y 12 de noviembre.

Los países del G-20 intentarán resolver al menos algunas de sus diferencias para reducir los desequilibrios que desestabilizan a la economía global.

China ha estado intentando eludir presiones externas por su política cambiaria, sosteniendo que el país ha tomado medidas para elevar sus importaciones.