Pekin. Las importaciones de China probablemente crecerán a un ritmo mayor que las exportaciones en el 2011, lo que llevaría a un mayor equilibrio de la balanza comercial del país, dijo este viernes el ministerio de Comercio.

Esta proyección responde a las políticas de apoyo del gobierno y las alzas de los precios globales de las materias primas, indicó el ministerio en un reporte sobre el panorama comercial publicado en su sitio electrónico (www.mofcom.gov.cn).

"El crecimiento de las importaciones podría seguir superando al de las exportaciones debido a una combinación de factores: una demanda interna más fuerte, políticas para expandir las importaciones y los crecientes precios globales de las materias primas", explicó el ministerio.

"Los pedidos de exportación están aumentando en línea con la sostenida recuperación de la economía mundial y las mejorías en el mercado externo, pero el panorama para las exportaciones se ve complejo", señaló el reporte.

Parte de las mejoría en la balanza provendrá de factores como la depreciación del dólar estadounidense en los mercados globales, lo que aumenta aún más el valor de las materias primas importadas denominadas en dólares.

La otra cara de la moneda son las dificultades que enfrentan los exportadores chinos por el alza del yuan, que hace a los bienes chinos menos competitivos globalmente.

Los exportadores chinos, particularmente los más pequeños, también batallan contra los abultados costos laborales y de las materias primas.

Las reiteradas alzas de tasas de interés y del encaje bancario han aumentado los costos del crédito, lo que ha generado escasez de capital para algunos exportadores, agregó el Ministerio de Comercio.

"Además, el renminbi (yuan) está enfrentando presiones relativamente grandes para apreciarse, lo que ha afectado de algún modo los pedidos de las empresas", añadió.

El ministerio no entregó pronósticos exactos de exportaciones e importaciones para el 2011.

El superávit comercial de China va camino a reducirse por tercer año consecutivo desde los US$183.000 millones del año pasado.

China registró un déficit comercial de US$1.020 millones en el primer trimestre, su primer saldo negativo desde el 2004, debido a la fortaleza económica interna y los crecientes precios de las materias primas a nivel internacional.

China, presionada por Estados Unidos y otros países para dejar que el yuan se aprecie más rápidamente como una manera de reducir su gran excedente comercial, intenta inclinar su economía hacia el consumo doméstico, reduciendo su dependencia de las exportaciones y elevando su demanda por importaciones.